El Escuadrón Suicida se enfrenta a un público voraz

suicide

Por Hugo Vidal
Twitter: @morfosmedia

Tengo que comenzar diciendo que Escuadrón Suicida (Suicide Squad) es una de las cintas más raras que he visto, tal vez se revele como una de las producciones que más intentó agradar a los fans y por ello logra momentos excelentes pero otros no lo son tanto.

La trama es muy sencilla y es conocida por casi cualquier fan de DC o simplemente de los cómics de Batman: Hay una serie de asesinos dementes en prisión que son tan peligrosos que no puedes acercarte a su celda sin miedo. Por otro lado, en la tierra del universo cinematográfico de DC ya existen amenazas que las fuerzas militares o policíacas no pueden enfrentar, así que la solución “lógica” de Amanda Waller, una burócrata siniestra del gobierno estadounidense, es reclutar a los asesinos más mortales para que éstos se enfrenten a esos peligros.

El equipo se integra por Deadshot, uno de los personaje más interesantes de esta cinta gracias a que Will Smith logra darle al personaje una dimensionalidad de la que varios de sus compañeros carecen.

Por supuesto, también sobresale Harley Quinn o Harleen Quinzel, una psiquiatra que trabaja en el asilo Arkham tratando de curar al Joker de su locura, pero al final termina perdidamente enamorada del villano y entregando su cordura en el proceso. Lo más extraño de este personaje es que Margot Robbie no es la Harley Queen que hace su debut en la serie animada de Batman ni tampoco es la de los cómics, el personaje se presenta extremadamente sexualizado con una apariencia creada por compañías de videojuegos, pero no por los cómics o las series animadas; sin embargo, durante el filme el director David Ayer nos lanza en un par de ocasiones un breve vistazo a su traje tradicional rojo y azul y a su gran martillo. Es entonces cuando nos preguntamos: ¿Cuál es la necesidad de hacer al personaje más sensual y provocador? La respuesta es muy sencilla: Fan Service y de ello está repleta la cinta.

El Joker aparece tratando de rescatar de la prisión a Harley Queen. Un Joker diferente a Nicholson y Ledger y que ríe muy poco. El Joker de Jared Leto es malévolo pero menos siniestro que el de Ledger. Sin embargo, su interpretación es buena aunque no impacta.

Los personajes restantes no logran crear una personalidad bien definida. Vemos unos esbozos en Capitán Bumerang, mientras que Killer Croc se pierde entre el maquillaje tratando de trasmitir algún sentimiento. Lo mismo sucede con El Diablo y con Enchantress, ésta última interprestada por Cara Delevingne -tal vez la peor de todos-.

La cinta transcurre entre peleas del escuadrón contra una especie de zombies manipulados por magia y los flashbacks de los miembros del equipo para conocer su historia, pero sin saber bien cuál es su misión. Cuando ésta finalmente se revela, se puede uno dar cuenta de que Amanda Waller (Viola Davis) es igual de siniestra que el equipo que organiza.

En resumen, la cinta está plagada de situaciones que los fans de los cómics van a adorar, tiene un soundtrack excelente y puedo decir que me entretuve más que con Batman v Superman, aunque la experiencia pudo ser mejor.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Hugo Vidal About Hugo Vidal
Comunicador Gráfico por la UAM Azcapotzalco ilustrador y ex-infografo, apasionado por la mercadotecnia y las nuevas tecnologías, coordinador editorial y agente del caos en The Markethink. sigueme en twitter @morfosmedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>