6 estrategias para usar el Storytelling en el marketing de contenidos

impacto storytelling

Por Ricardo Ortiz
Vicepresidente de Grupo Mayo

El ser humano se mueve por emociones y sensaciones; por ello, las marcas ven en el storytelling un medio para buscar empatía con sus clientes. Las historias de impacto, sobre todo en fechas comerciales como el Día de las Madres o el Día del Padre, pueden generar vínculos con la audiencia, fidelizar a los clientes e impulsar el éxito de una marca hasta llevarla a ser una Lovemark.

Aunque el storytelling no es una herramienta novedosa, sigue y seguirá siendo una de las mejores formas de influenciar e impactar a la sociedad. Sin embargo, no basta con tener una historia que contar, sino que lo que realmente importa es encontrar un equilibrio entre despertar emociones y transmitir correctamente el verdadero mensaje de la historia.

Para generar un efecto 360, las historias deben alinearse con temas de interés público como la inclusión, igualdad de género, fortalecimiento de valores, entre otros.

Algunas estrategias para un adecuado abordaje del storytelling son:

Despertar emociones. Dependiendo de la campaña, el sentimiento que aflore puede ser de tristeza o de alegría, pero debe emocionar y sensibilizar al público. Despertar algún sentimiento significa que las personas se han sentido identificadas con el mensaje de fondo. Bajo la experiencia ganada, con el paso del tiempo se puede afirmar que la gente puede llegar a olvidar lo que dijiste o hiciste pero nunca cómo la hiciste sentir.

Motivar al público. Para lograr el call to action hay que comprender bien al público; por ello, vale cuestionarse: ¿Qué le motiva a mi público objetivo? ¿Qué le seduce? o ¿Qué tenemos en común?

Colocar momentos de incertidumbre. Para captar el interés debemos cautivar y enganchar desde el principio. Toda historia debe tener momentos de incertidumbre, esos mismos que dan sentido a la vida de las personas.

Mensaje fuerte y claro. La razón de ser de la marca debe quedar clara desde un inicio para contar una historia que enamore al público, sólo así se logrará que éste se identifique con la verdadera motivación y, en consecuencia, con la marca por su carácter recurrente dentro de una historia.

Fácil de recordar y de contar. No son necesarios muchos elementos, pero sí que contengan mucha fuerza emocional con el fin de que deje huella y ésta pueda ser transmitida a otras personas para que así sientan la necesidad de conocer la marca más de cerca.

Finalizar con la imagen o mención de la marca. Para que el usuario termine por relacionar esa historia que ha logrado emocionarlo con ese producto o marca, la historia debe prometer algo, como toda marca con su producto, para captar usuarios que se conviertan en fieles consumidores.

Muchas veces el storytelling llega a marcar mucho a las personas, es por eso que las empresas deben saber comunicar y saber hasta dónde llegar. Recordemos que dar un mensaje de promesa conlleva a expectativas y éstas al éxito de la marca si son cumplidas.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *