Claves para entender el Internet de las Cosas en las organizaciones

internet-cosas

Por Tiago Khouri
Director de mercadeo y de planeamiento de Emerson Network Power en América Latina

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es una tendencia tecnológica con un inmenso potencial para generar valor. Algunas de sus aplicaciones ya demostraron resultados alentadores como, por ejemplo, la utilización de sensores Invisible Tracck para identificar y combatir la deforestación del bosque Amazónico.

Este panorama se aplica también a América Latina donde, según IDC, el mercado de Internet de las Cosas va a mover 41 mil millones de dólares en 2016. La primera ola del IoT en América Latina debe enfocarse en dispositivos más sencillos, los cuales serán fuente de generación de datos numéricos que demandan poca banda como, por ejemplo, aplicaciones para gestión de flotas. A pesar de que el IoT multiplica los puntos de recolecta de datos, el volumen generado va a ser relativamente pequeño comparado con otras aplicaciones.

Eso no significa que el Internet de las Cosas no traiga sus propios desafíos. Con la multiplicación de los sensores inteligentes, crecen también las puertas de entrada para ataques cibernéticos. El riesgo de que los hackers puedan controlar dispositivos industriales, vehículos y artículos personales es real. Además de eso, como es el caso de América Latina, tenemos el desafío de mantener la integridad física de los dispositivos inteligentes que muchas veces son instalados en áreas urbanas y están sujetos al vandalismo. Estos riesgos tendrán que ser neutralizados en parte con medidas preventivas y acciones conjuntas de los equipos de TI y de infraestructura. Para obtener detalles sobre cómo reducir las caídas causadas por ataques cibernéticos, puedes acceder a nuestro estudio generado en alianza con el Ponemon Institute.

El mundo digital está repleto de dispositivos

dispositivos

Una investigación fría del informe Cisco VNI 2016 revela que a pesar de toda la euforia sobre el Internet de las Cosas, el consumo de video vía internet genera el 63 por ciento del tráfico de datos global. La expectativa es que esa marca llegará al 79 por ciento en 2020 y el tráfico de datos generado por videos en Ultra HD subirá del 1.6 al 20.7 por ciento del total en 2020.

La gran mayoría del tráfico de datos global es generado por el consumo de videos

trafico-datos

Una aplicación de Realidad Virtual proporciona a la persona que la está usando un paisaje virtual como, por ejemplo, el Oculus de Facebook que brinda visión de 360 grados. Este escenario es un video de altísima densidad (HD o 4K) que, incluso con sólo una extensión de pocos minutos, logra fácilmente el tamaño de una película de largometraje en baja resolución.

Un simple video de 15 segundos en formato HD es mucho más pesado que toda la masa de datos recolectados en una semana de rastreo de un camión en una aplicación IoT de monitoreo de flotas. El levantamiento Cisco VNI Mobile 2016 muestra que los dispositivos IoT más sencillos generan una cantidad de datos equivalente a siete veces lo que produce un celular común (no un teléfono inteligente). Al exigir poco de las redes de telecomunicaciones, los dispositivos IoT de nivel inicial no van a representar un gran peso para los proveedores de infraestructura en América Latina.

Aún estamos muy lejos de una realidad en la cual los consumidores latinoamericanos consuman videos 4K y adopten tecnologías de Realidad Virtual a gran escala. Eso sucede, en parte, por causa de las disparidades económicas de nuestra región, las cuales hacen que este tipo de tecnología sea inaccesible para la gran mayoría de las personas. Otro factor importante es que la transmisión de los archivos de video vía internet exige mucho de la infraestructura de TI y de telecomunicaciones.

Según el informe The State of Internet 2016 de Akamai, en los países latinoamericanos existe una competencia para ofrecer bandas de red rápidas. El país mejor colocado en el rango de redes con banda igual o mayor a 15 Mb/s es Chile, en el cual un 4.4 por ciento de sus servicios de internet logran esa marca; pero para llegar a esa posición, Chile invirtió mucho entre 2014 y 2015 y, por consiguiente, logró crecer un 150 por ciento de un año a otro. Uruguay tiene el siguiente lugar con un 4.1 por ciento de su internet en el rango de los 15 Mb/s, le sigue México con un 4 por ciento y después Argentina con un 1.7 por ciento; en Brasil solamente el 1.1 por ciento de los servicios de internet logran esa marca.

Las empresas que están liderando el desarrollo de aplicaciones de Realidad Virtual, como es el caso de Facebook, Google y Microsoft, saben que el éxito de sus ofertas depende de la existencia, incluso en América Latina, de una infraestructura capaz de dar salida al tsunami de datos provocado por aplicaciones de video 4K y de Realidad Virtual. Por eso, han invertido mucho en sus centros de datos locales.

Aun así, está claro que en el futuro vamos a vivir inmersos en un mundo marcado por la proliferación de videos en HD y 4K y por la adopción de tecnologías de Realidad Virtual y Aumentada (véase la fiebre del juego Pokémon Go). Ese nuevo modo de vivir generará una cantidad de datos sin precedentes y esta ola pondrá los centros de datos y redes de telecomunicación a prueba.

Los centros de datos del futuro van a instalarse cada vez más cerca del borde de la red y utilizarán gestión remota y soluciones integradas con instalaciones rápidas. Podemos esperar también sitios híbridos con centrales telefónicas y pequeños centros de datos integrados.

Como consumidores, tendremos que esperar algunos años más antes de ver estas tecnologías desencadenarse realmente en América Latina. Como gestores en el área de tecnología, sin embargo, debemos desde ya preparar la infraestructura de TI de nuestros negocios para esta nueva realidad.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Hugo Vidal About Hugo Vidal
Comunicador Gráfico por la UAM Azcapotzalco ilustrador y ex-infografo, apasionado por la mercadotecnia y las nuevas tecnologías, coordinador editorial y agente del caos en The Markethink. sigueme en twitter @morfosmedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>