El uso de tecnología en cabañas

Naturaleza, cabañas

Ciudad de México.- Todos en algún momento nos hemos ido a vacacionar a un lugar inhóspito, como quizás unas cabañas, para alejarnos del ruido de la ciudad y sus malas costumbres (bocinas, trafico, smog, gente estresada, etcétera), en fin, para desconectarnos de la vorágine de la ciudad, pero se nos presenta un problema… no podemos deshacernos de nuestra tablet o de nuestro teléfono celular; en consecuencia, seguimos atados a la tecnología y enchufados a la realidad de ese lugar del que al inicio nos queríamos desconectar.

Te sugerimos usar el modo a prueba de fallos, como el que ofrece el sistema operativo de las computadoras, y ya estando en las cabañas intentes desactivar o en lo posible apagar todos los artefactos que te conecten a la ciudad con el fin de que tu mente se desconecte también de todo ello.

Suele suceder que estando de vacaciones la gente no logra dejar de pensar en las cosas que debe hacer cuando llegue a casa. No te preocupes, esto es normal, el que estemos pensando que es lo que debemos hacer y lo que dejamos pendiente por hacer, pero lo que no hace bien es mantenerse atado a la rutina mediante el celular. Eso hay que cortarlo de raíz.

Tips para deshacerte de tu rutina psicológica diaria

Ya estando en ese lugar que elegiste para descansar de tu rutina, puedes realizar varias cosas que te harán deshacerte de todo eso:

Realizar caminatas sin fijarte un destino.

Uno de los mejores ejercicios para desestresarse es caminar; por tal motivo, toma un sendero del lugar donde se encuentren las cabañas y recórrelo disfrutando el paisaje sin fijarte un punto fijo donde volver… camina hasta decir “no doy más”, esto te servirá para liberar endorfinas (que son las hormonas de la felicidad) y de paso bajar esos kilos de más que acumulamos como consecuencia de la mala alimentación producida por la rutina diaria.

Busca actividades para realizar.

Encuentra espacios donde puedas realizar actividades locales como treking, rafting, ir a pescar, cazar o simplemente pasear en un bote a remo si el lugar se presta. Parece raro pero este tipo de actividades a veces te producen una suerte de distracción mental que te hará olvidarte de esos aparatillos por un rato largo. Utiliza estos recursos que te brinda la naturaleza y disfrútalos -que es lo más importante-, descubrirás que la vida al aire libre puede ser más maravillosa que el mejor de los hoteles cinco estrellas de cualquier parte del mundo.

Conversa con la gente del lugar.

A veces por motivos de nuestra forma de actuar en la ciudad solemos ser un poco ásperos en el momento de vincularnos con la gente; en este caso, sugerimos que intentes vincularte con la gente del lugar donde visitaste las cabañas, ellos te harán sentir parte de la comunidad dado que la gente de campo suele ser más amigable. Seguro que después de un rato de charla te sentirás como si los conocieras de toda la vida.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Hugo Vidal About Hugo Vidal
Comunicador Gráfico por la UAM Azcapotzalco ilustrador y ex-infografo, apasionado por la mercadotecnia y las nuevas tecnologías, coordinador editorial y agente del caos en The Markethink. sigueme en twitter @morfosmedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>