Un cuento de Navidad llamado Panettone…

historia panettone

Ciudad de México.- Había una vez un apuesto y joven noble de Milán llamado Ugheto Atellani, quien amaba la cetrería. Su lugar favorito para volar sus halcones estaba cerca de la panadería de una familia pobre. Mientras estaba sentado bajo una higuera esperando a sus aves, pudo ver a la bella hija del panadero, Adalgisa, trabajando. Ugheto se enamoró y no pudo soportar ver al objeto de su amor trabajar tan duro por tan poco.

El aristócrata se disfrazó de campesino y se ofreció a trabajar para el panadero de forma gratuita. Descubrió que le gustaba hornear pan; sin embargo, sentía que las toscas tortas de maíz que el panadero preparaba para Navidad no eran dignas de Adalgisa. Quiso ayudarlos, así que vendió sus queridos halcones para comprar harina fina y los huevos a los que estaba acostumbrado como noble, y agregó uvas secas y frutas confitadas. La noticia de la maravillosa propagación del pan y del panadero tuvo mucho éxito.

Ugheto se quitó su disfraz para revelar al noble que era y pidió al panadero la mano de Adalgisa en matrimonio. El duque de Milán, Ludovico Sforza, organizó la boda, a la que incluso Leonardo da Vinci asistió como invitado. Por supuesto, el pan que había creado se presentó como pastel en la boda y se hizo conocido como Pan de Ton, que en la lengua local significa “pan del lujo”.

Esta y muchas otras leyendas giran alrededor del panettone, un pan dulce que se disfruta durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo en Italia. Tradicionalmente, está hecho de un iniciador de masa agria y se eleva al menos tres veces. A menudo tiene la forma de la cúpula en la parte superior como si se tratara de una iglesia, con una base alta y una parte superior mullida.

Como suele suceder con las recetas italianas, todos creen que ellos o sus respectivas madres las preparan mejor. En el caso del panettone, la competencia entre dos panaderías milanesas, Motta & Alemagna, provocó que ambas descubrieran cómo hacer los pasteles industrialmente. Gracias a ello, el precio del pan dulce, que entonces sólo era comido por los ricos, disminuyó y se volvió lo suficientemente barato para que todos lo disfrutaran en Navidad. Cuando los italianos emigraron a otros países, llevaron consigo panettone y ahora este pan suave y esponjoso se puede encontrar en varias partes del planeta.

Debido al tiempo que lleva su preparación -de tres días a una semana- y al costo de los diversos ingredientes, la mayoría de las personas no hornea su propio pan dulce, sino que lo compra y obsequia como regalo de Navidad.

Los fabricantes premium son admirados y su panettone puede ser bastante costoso. Loison, una compañía que ha producido panettone por tres generaciones, elabora 81 variedades.

Tradicionalmente, los italianos comen una rebanada de panettone para el desayuno. Pero ahora todo el mundo puede disfrutarlo durante la cena de Navidad.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Hugo Vidal About Hugo Vidal
Comunicador Gráfico por la UAM Azcapotzalco ilustrador y ex-infografo, apasionado por la mercadotecnia y las nuevas tecnologías, coordinador editorial y agente del caos en The Markethink. sigueme en twitter @morfosmedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>