alimentación regreso a clases

Ciudad de México.- Para este regreso a clases, Valeria Lozano, co-fundadora de Grupo Hábitos, organización que busca mejorar la calidad de vida de las personas a través del cambio de rutinas, da algunas recomendaciones enfocadas en la alimentación de los más pequeños de la casa, las cuales ayudarán a mejorar su salud, desarrollo y rendimiento escolar.

Evita refrescos, juguitos o “aguas industriales”. Estos líquidos, lejos de hidratar a los niños, los llenan de azúcar, colorantes artificiales y químicos que están asociados con alterar su comportamiento. El agua natural es necesaria y nada -ni el jugo- la sustituye. El agua no sólo elimina la sed, es indispensable para regular la temperatura del cuerpo, mejorar el metabolismo y, en resumen, para que el cuerpo de los pequeños funcione de la manera que debe ser.

Agua con sabor. Puedes incorporar al lunch del pequeño aguas hechas en casa, utilizando diversas frutas como limón, naranja, piña, mango, melón, sandía, etcétera. No te preocupes por ponerle azúcar mascabado o miel de abeja, trata de usar una sin procesar y en muy poca cantidad. El azúcar como tal no tiene una ingesta diaria recomendada, sino un “límite máximo tolerado”, eso quiere decir que no deberíamos consumir azúcar “añadida” -excluye la que ya está en las frutas y carbohidratos en general-; de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el límite máximo tolerado para los niños es de cuatro cucharadas cafeteras por día aproximadamente.

Revisa los ingredientes de los productos comerciales que compres para complementar su lunch. No leas únicamente la publicidad del empaque, ya que ésta siempre dirá lo que tú quieres leer. Si en los ingredientes encuentras nombres raros -químicos- que no tienes en tu alacena naturalmente, mejor no consumas el producto.

Siempre incluye frutas y verduras variadas. De esta forma, el niño se irá acostumbrando a verlas y las asociará con un “platillo” completo aunque no se las coma al principio. Esto aplica más para quienes apenas comenzarán con este consejo. Debe tenerlas disponibles aunque no siempre las consuma. Si bien los papás siempre quieren que su hijo se coma todo el lunch, si en su casa no se come todo lo que le sirven, en la escuela tampoco lo hará. La recomendación sería mandarle poca cantidad para que no deje mucho. El repetir es parte de nuestro trabajo como líderes de mini personas. Si no le das opciones saludables diariamente en su lunch y en tu casa, ¿cómo quieres que las pruebe y determine si le gustan o no?

Evita, en la medida de lo posible, alimentos altamente procesados. Los productos ultraprocesados son bonitos y baratos, pero les falta lo bueno para la salud de las personas, aunque cada vez existen mejores opciones.

Permite que los niños participen en la preparación de sus snacks, alimentos, lunches, etcétera. Así lo valorarán más y no pasa nada si ensucian un poco, al contrario, les va a gustar y es un buen momento para estar juntos en familia.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here