Ciudad de México.- Millward Brown y TNS realizaron un estudio que combinó metodologías cuantitativas y cualitativas para conocer la opinión de los brasileños sobre los Juegos Olímpicos Río 2016 y el legado que éstos dejarán al país anfitrión.

Del total de los encuestados, sólo el 9 por ciento mencionó que asistiría al evento en persona, mientras que el 70 por ciento lo seguiría por medio de la TV, el 22 por computadora, el 15 por celular, el 5 por la tablet y el 12 comentó no estar interesado en ver los juegos.

Los brasileños tienen especial interés en siete deportes: futbol, voleibol, natación, voleibol de playa, atletismo, baloncesto y judo. Sin embargo, cuando asisten presencialmente prefieren ir a ver el ciclismo y la lucha.

En cuanto a sus sentimientos respecto a los Olímpicos, siete de cada diez brasileños opinan que no es el mejor momento para que éstos se lleven a cabo en Río de Janeiro debido a que el país se expuso al escrutinio del mundo; no obstante, cinco de cada diez están emocionados de tener a los atletas del mundo cerca de ellos.

El principal problema que preocupa a los brasileños sobre el desempeño de Brasil en esta justa deportiva es la violencia, con ocho de cada diez preocupados por este tema. El 41 por ciento cree que otro problema es la contaminación del mar, la bahía y las lagunas; el 38 piensa que no hay la estructura necesaria para recibir a los turistas, el 31 se preocupa por la falta de una policía adecuada, el 30 por las epidemias transmitidas por los mosquitos, el 28 por el tráfico de drogas y el 24 opina que las estructuras construidas para estos juegos son de baja calidad.

En contraste, los arquitectos de los Juegos Olímpicos consideran que el mayor legado para la ciudad de Río de Janeiro es la rehabilitación de las áreas para que tengan un nuevo tipo de ocupación, así como una transformación sobre la movilidad urbana. Sin embargo, los cambios positivos se notarán en el mediano y largo plazo debido a la adaptación social y económica de los lugares de la ciudad que tienen que ser restaurados.

La idea inicial era que Río de Janeiro siguiera el ejemplo de la ciudad de Barcelona, en el cual los Juegos Olímpicos marcaron una transformación ya que las instalaciones fueron construidas en el área portuaria Montjuic. Esto no fue posible en Río ya que es una ciudad muy compleja y diferente por geografía o la manera en que se estableció, por lo que se hicieron planificaciones con características especiales.

Las entrevistas cualitativas mostraron que los ciudadanos esperan un retorno rápido después de haber sido impactados durante varios meses por construcciones de obras que los dejaron más tiempo en el tráfico. El regreso de las iniciativas público-privadas se verá reflejado a largo plazo, tal como sucedió con las ciudades de Londres y Pekín. En Londres, por ejemplo, las instalaciones se convirtieron en parques abiertos para la población donde hay escuelas de deporte y obras de arte interactiva; asimismo, después de cuatro años se ha empezado a usar un estadio, un centro comercial y diferentes hoteles.

Por otra parte, al cuestionar a los brasileños sobre qué dejarán los Juegos Olímpicos a Río y a Brasil, el 62 por ciento considera como principal legado el aprovechamiento de las estructuras olímpicas, el 46 dice que la difusión de la cultura brasileña al mundo, el 45 opina que la ampliación de la capacidad del aeropuerto internacional Galeão, el 32 cree que la mejora operacional del aeropuerto Santos Dumont, el 31 menciona que el aumento de la seguridad y el 30 piensa que los programas de educación y sustentabilidad -uno de los temas más relevantes en la ceremonia de inauguración-.

Más de la mitad de la población brasileña -seis de cada diez- piensa que fue una decisión equivocada ser la sede de los Juegos Olímpicos; sin embargo, el 44 por ciento considera que el legado de estos juegos deportivos será positivo.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here