Europa.- Durante el festival más importante del libro en Rumania, Staropramen -el segundo fabricante de cerveza más grande de República Checa- llevó a cabo una original campaña de experiential marketing que incentivó al público a sacar el escritor que lleva dentro para ser recompensado con un vaso de cerveza de la marca.

Para ello, combinó una antigua máquina de escribir con un dispensador de cerveza para crear la Tapwriter, que sirve la bebida fermentada cada vez que alguien teclea para escribir un texto.

Es así como evento estuvo acompañado del nostálgico sonido de las máquinas de escribir donde varias personas se inspiraron para llenar las hojas en blanco de historias, poemas y hasta piezas de teatro.

La activación fue replicada en otros festivales culturales. Tanto llamó la atención que la participación diaria de la gente tuvo un incremento de 330 por ciento en comparación con cualquier otro evento.

Esta estrategia de marketing experiencial se completó con la impresión de todos los escritos en unos posavasos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here