salario emocional

Por Lucía del Cid, Josely Villalobos y Claudia Adriana Díaz
Ejecutivas en AIG Seguros México

El Salario Emocional, entendido como la suma de acciones efectivas para remover los obstáculos que impiden la igualdad de género en el empleo y crear un ambiente que incentive el liderazgo de las mujeres combinado con el equilibrio en su vida personal, es invaluable.

El salario emocional con el que las mujeres en particular y todos los empleados en general hemos logrado capitalizar en AIG es único. Son esos bienes intangibles que no habría un salario que alcance para pagarlos. Hoy ocupamos posiciones de dirección sin renunciar a una vida personal plena.

Para nosotras, esta empresa es un lugar en el que puedes tener calidad de vida gracias a la flexibilidad del trabajo en casa, de que haya conciencia de que todos podemos enfrentar momentos de emergencias y persista la confianza de que al final llegarás a tus metas. Para nosotras, no hay dinero que pueda pagar el que nos haga sentir tranquilas y felices en la vida.

Al interior de la empresa rige el principio de una relación laboral basada en resultados, restando importancia a la forma en la que se llegue a ellos. En el caso de las mujeres, contamos con programas de formación de carrera, impulso al liderazgo y, sobretodo, igualdad de oportunidades para escalar posiciones y un salario basado en las habilidades y experiencia.

El salario emocional en AIG facilita el desarrollo de las mujeres a muy buenos niveles, incluso teniendo hijos. Es una empresa muy abierta para el tema de las responsabilidades y resultados, el cómo se llegue a esos resultados nadie lo cuestiona.

Ese salario emocional que nos pagan con intangibles, aparte de que nos permite vivir bien, manejar nuestra vida personal y laboral, nos protege hasta cierto punto porque nos da la tranquilidad de que cuando alguien decida ser mamá no va a perder lo ganado; incluso, permite enfrentar circunstancias como el cuidado de algún familiar en casa.

Sin embargo, para aprovechar el rendimiento del salario emocional, las mujeres deben tomar el reto, asumirlo con la confianza de que son capaces de ocupar cualquier dirección, prepararse para ello y saber que se puede lograr el balance con su vida personal.

Las autolimitaciones a veces son las que más pesan para avanzar en la carrera de las mujeres. Hay que dejar de lado los obstáculos que a veces las mujeres creen que tienen por su misma posición femenina. No es fácil, pero las mujeres debemos priorizar y no querer ser perfectas en todos los ámbitos y en todo momento para evitar cargas innecesarias, saber disfrutar lo logrado y tener espacios para una misma.

Hay diques culturales que las mujeres deben desplazar, trabajar en la autoconfianza y formar equipo hombres y mujeres para llegar más lejos.

A veces las mujeres no vamos por todo, no nos atrevemos a exigir lo que merecemos y tenemos cualidades como un enfoque más preciso para poder lograr los objetivos. Pero hay que ser conscientes de que sí lo merecemos. Debemos dejar de ser víctimas y volvernos protagonistas, pero también saber que trabajando sólo se llega más rápido pero trabajando en equipo se llega más lejos.

Mujeres y Aliados

Como parte del Programa de Diversidad e Inclusión de AIG, hace cinco años nació el Proyecto Mujeres y Aliados con el interés de empoderar a las mujeres, ayudarlas a aprender a crecer dentro de la organización apoyadas en aliados, cualquier persona dentro o fuera con el interés de ayudarlas a desarrollar ese liderazgo.

El programa busca realzar las habilidades de liderazgo de las mujeres, que se empoderen, tengan un rol más activo dentro de la compañía y con los aliados y logren un balance en la vida personal y profesional.

La iniciativa nació en el corporativo en Estados Unidos y se buscó que cada país lo adoptara de acuerdo con sus requerimientos.

Las estadísticas en México justificaban su creación hace ya casi cinco años. Se identificó que uno de cada diez miembros de una Junta de Consejo en las empresas eran mujeres; las diferencias salariales iban desde 16 hasta 25 por ciento respecto a los hombres en la misma posición y los planes de carrera enfocados en las mujeres eran menores que para los hombres.

En estos años se ha trabajado intensamente con el área de recursos humanos y la dirección para que las habilidades sean retribuidas de manera igualitaria entre hombres y mujeres y existen oportunidades específicas de crecimiento para mujeres, no sólo por cubrir una cuota de género.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here