Susana Olivas ceo de BigFoot

Ciudad de México.– BigFoot, grupo consultor en cultura de consumo y en estrategia cultural de marcas, explica cómo la inteligencia cultural sirve para traer crecimiento a las marcas y negocios en México.

En entrevista con The markethink, Susana Oliva Sánchez, ceo de BigFoot, platica cómo la inteligencia cultural puede ayudar a las marcas entendiendo cómo cambia la cultura de consumidor, las creencias, preferencias y hábitos. La inteligencia cultural toma estos parámetros para definir estrategias de mercadotecnia que logran que las marcas estén en sintonía con el consumidor generando un vínculo con la marca.

Los consumidores cambian de creencias de hábitos y preferencias y las marcas deben estar atentos a estos cambios para ser más atractivos. El mundo, las personas, las sociedades se encuentran en constante transformación. Los pasos y avances que daba la humanidad hasta hace unos cincuenta años y de ahí para atrás eran lentos, esporádicos y se manifestaban muy de poco a poco. Hoy la transformación es continua, inmediata, todo el tiempo estamos viendo innovación, en productos de consumo, en marcas, pero también en la forma en que la gente se comunica, las ideas y creencias que manifiestan y que impactan profundamente a otros.

La inteligencia cultural toma en cuenta las tendencias y el futuro, a diferencia de la inteligencia artificial. La previsión de hacia dónde se van a mover las preferencias o los gustos del consumidor está basada en cómo se han comportado en el pasado, lo que puede traer información muy importante para los mercados.

Ante este panorama donde los cambios impactan en las preferencias de los consumidores, la inteligencia cultural estudia y entiende cómo están cambiando estas creencias y acciones que están impactando y transformando la cultura de consumo, a las personas y sus preferencias.

La estrategia hacia una marca determinada puede cambiar de acuerdo con las regiones o segmentos de un país -puede ser por región, generación, edad, nivel socioeconómico, género, creencias, etcétera- y para tener un mapa que ayude a una marca a insertarse en un segmento en específico hay que estudiar cada uno de estos segmentos.

Sólo cuando entendemos estos cambios somos capaces de dirigir mejor las acciones de una marca o de un producto, de lo contrario, vamos a ciegas tratando de comunicarnos con un consumidor que creemos entender pero que no necesariamente está interesado en lo que tenemos que decir por forma o por fondo, y podemos dejar de ser relevantes para ellos.

El objetivo final de la aplicación de la inteligencia cultural en una marca es volverse indispensable para un consumidor específico por medio de llamar la atención de la gente, destacar en el mercado, resultarle atractivo al segmento específico al cual se está tratando de llegar por medio de significados culturales acordes, representar significados importantes para el público y finalmente lograr el engagement adecuado.

Esta inteligencia cultural permite a las marcas y negocios trabajar en tres niveles:

1. En el largo plazo, detectando oportunidades de negocio.
2. En el mediano plazo, entendiendo las oportunidades para mejor posicionarse en el mercado.
3. En el corto plazo, cómo lograr la inserción y el liderazgo cultural de las marcas a través de códigos y lenguajes altamente significativos para cada segmento.

BigFoot estudia y desarrolla inteligencia cultural y sus herramientas de aplicación para asesorar a sus clientes a que orienten sus mensajes, se adelanten a los cambios y se conviertan en líderes en sus sectores respectivos. De tal forma que ofrece inteligencia cultural para:

· Crecimiento de negocios
· Estrategia de marcas e innovación de productos
· Relevancia y liderazgo cultural

El equipo de BigFoot recolecta y aplica inteligencia cultural para dar vigencia a las marcas, mantenerlas relevantes y generar el constante interés del nuevo consumidor. La compañía ha trabajado con esta disciplina desde hace más de seis años y las metodologías han probado grandes resultados y muchos casos de éxito como los relanzamientos de Danesa 33 y Danup, así como las estrategias de liderazgo cultural para Saladitas y McDonald’s.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here