Ciudad de México.- Panda Express y Fundación Yépez A.C. anunciaron el inicio de una colecta que tiene como objetivo principal rescatar, proteger y preservar a las diferentes especies de tortugas marinas que se encuentran en peligro de extinción.

A partir del 10 de junio y durante dos meses, los clientes de Panda Express podrán adquirir dos diferentes llaveros en forma de tortugas de peluche que llevan por nombre Midas y Chelo. Para esta campaña se mandaron hacer quinientas tortuguitas, aunque se contempla triplicar dicha cantidad.

También estará disponible la posibilidad de hacer donativos en las alcancías colocadas en mostrador o de apoyar en caja. El total de la colecta será utilizado para la compra de una cuatrimoto que ayude a Fundación Yépez a resguardar a las tortugas marinas y a realizar otras acciones en pro del medio ambiente.

“En esta ocasión, Panda Express ha decidido apoyar a una fundación pequeña pero que hace una labor extraordinaria en las costas veracruzanas. Se trata de Fundación Yépez, con la cual arrancamos una campaña de recaudación para apoyarla”, indicó Gustavo Pérez Berlanga, director de responsabilidad social de los restaurantes Toks y Panda Express.

Detalló que como parte de la campaña, en los 22 restaurantes de la cadena se colocarán distintos materiales gráficos y se proyectará un video sobre la situación de las tortugas marinas a fin de concientizar a los comensales sobre la importancia de salvar y cuidar a estos animales.

De las siete especies de tortugas marinas en el mundo, México recibe seis, de las cuales cinco llegan a la zona del Golfo de México para poner sus huevos. Estos huevos son amenazados cada temporada por traficantes, depredadores y demás peligros. Es por eso que Ricardo Yépez, cabeza de Fundación Yépez A.C., lucha cada día para defender a las tortugas de estas amenazas y lograr su nacimiento y exitoso arribo al mar, tal como lo hiciera su padre.

fundacion-yepezEntre los peligros a los que se enfrentan las tortugas, se encuentran el calentamiento global, la contaminación y la población turística, pues esto cambia las playas en las que originalmente nacieron las tortugas, las cuales después de cuarenta años regresan a su lugar de origen a desovar.

El sexo de las tortugas al nacer es determinado por la temperatura a la que están enterrados los huevos, lo que ha provocado que haya un desbalance en el que la carencia de tortugas machos ha limitado la capacidad del animal de reproducirse. El problema más grande reside en que ninguna especie de tortuga marina puede concebir en cautiverio, lo que complica dramáticamente su preservación y aumenta el peligro de extinción.

Con respecto a la contaminación, las tortugas encuentran bolsas de plástico que debajo del agua tienen un parecido a su alimento principal, las medudas, y por consiguiente se alimentan de ellas. Esto representa un peligro mortal gracias a que el plástico es sofocante.

“Pudimos constituir la fundación apenas hace ocho años, después de cincuenta de luchar por esta causa. Las tortugas marinas son muy importantes para el equilibrio del medio ambiente y es elemental que se haga conciencia de los peligros que enfrentan estos animales. Hemos liberado más de un millón trescientas mil tortugas en los últimos tres años. La base para hacer el cambio es la educación, por lo cual en la fundación también recibimos estudiantes para generar conciencia de este grave problema ambiental”, recalcó Ricardo Yépez, cabeza de la fundación.

La encargada de hacer a Chelo y a Midas es la empresa Margie, que emplea a personas de la tercera edad y con discapacidad. Son productos 100 por ciento artesanales y hechos a mano.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here