Julio Sánchez Bancompara

Por Julio Sánchez Azcárate
CEO de Bancompara.mx

¿Estás listo para un aumento de sueldo? Si llevas años trabajando para la misma empresa, adquiriendo más y más responsabilidad por los mismos 2,000 pesos, es hora de que empieces a reunir todos tus argumentos para pedir un aumento de salario.

Dar el primer paso será lo más importante, pero también lo más difícil: agendar una cita para hablar del tema con tu jefe. Asegúrate de que sepa de qué se tratará la reunión, así él también irá preparado.

El experto en finanzas Ramith Sethi, en su celebrado blog I Will teach you to be rich (Te enseñaré a hacerte rico), aconseja a los interesados cómo negociar aumentos de salario grandes, medianos y pequeños.

Un aumento de salario, por pequeño que sea, significará grandes cambios en tu futuro. Hemos adaptado algunos de sus mejores tips a nuestro folclórico mercado mexicano. Por si no te has dado cuenta o has estado viviendo bajo una roca, grandes multinacionales han llegado a inundar el mercado del país en los últimos años y si ya trabajas en una de estas compañías o pretendes entrar en una, la habilidad para negociar un aumento de salario no te sobrará.

Te damos algunos tips para negociar un aumento de sueldo:

1. Como ya lo dijimos, lo primero es pedir una cita con tu jefe. Nada de interceptarlo en el pasillo o acosarlo en el baño o a la hora de la comida, mientras mastica un jitomate, para hablar del tema. Es necesario que le pidas una cita formal y que le anuncies de antemano que será para hablar sobre el tema de tu salario. Pídele que sea dentro de un tiempo no menor a un mes, así tanto tú como él tendrán tiempo para prepararse.

2. Antes de negociar el aumento de salario, pon mucha atención a tu trabajo y a lo que has venido haciendo. ¿Cómo se ven cada uno de tus actos? Tal vez hayas sido un trabajador ejemplar, pero si te emborrachaste en la fiesta de navidad y apenas es
enero, puede que tu jefe no esté seguro de tus dotes de liderazgo. Debes darte tu tiempo para reunir y demostrar hechos tangibles que te sirvan para negociar una eventual promoción que venga con un bonito aumento de salario.

3. No vayas a pedir un aumento argumentando que estás pasando por una mala situación económica, que vas a tener otro hijo o que tu abuela está enferma. Aunque, humanamente, todas éstas son razones para que mejores tu economía, no son válidas en el mundo corporativo. Te lo rogamos, no las utilices, porque, además de que no funcionarán, puede que retrasen aún más tu aumento de salario. Aludiendo a estas razones, es posible que lo único que logres es que tu jefe te remita a recursos humanos o a la cooperativa comunal para que te ayuden con un adelanto o un préstamo, pero éste no será un beneficio constante o que conduzca a alguna parte más que a un endeudamiento (y a que tu jefe, tal vez, te tenga un poco de lástima).

4. Mide tus resultados. Lleva un récord de todas las cosas que haces y, sobre todo, de los resultados que obtienes. Si tus acciones contribuyen directamente a un aumento de ingresos de la compañía, es más probable que tu jefe acceda de buena gana a un
aumento.

5. Pregunta qué podrías hacer. Si estás teniendo problemas al medir tus resultados o te das cuenta de que aún no cosechas suficientes logros como para que tu pedido de aumento sea razonable, pide una cita con tu jefe para discutir cómo podrías llegar a ese nivel.

Pregúntale cuáles necesidades extra tiene la empresa y ofrécete para liderar proyectos que traigan resultados cuantificables. Nadie mejor que tu jefe para orientarte en este tema. Recuerda que un mayor nivel de responsabilidad conlleva un mayor salario (es la
continuación que nunca nos dijeron de la frase de Spiderman).

Pregúntale directamente a tu jefe: “¿cómo puedo ayudar?” Algunos no generan beneficios que se pueden contar con números, pero al mismo tiempo se convierten en personas indispensables para una compañía.

6. Establece un número. Sé razonable pero también ambicioso al establecer tu meta de aumento de salario. Una vez que has hecho los cálculos, es posible considerar una cifra acertada para un aumento. Por ejemplo, si hiciste un proyecto que le ahorró a la compañía 100,000 pesos en gastos mensuales, piensa si es posible pedir un aumento del 5%, es decir, de 5,000 pesos. Ya con cifras en la mano, esto no se oye como una petición desmedida.

Mejor aún, si lideras un equipo y tu línea de negocio ha aumentado las ganancias de la compañía en 100,000 pesos mensuales o ha ganado un contrato de 1 millón de pesos, esto aumenta aún más la posibilidad de que tu jefe reconozca tus resultados y decida negociar tu aumento.

Ojo, hablamos de reconocer resultados y no esfuerzos; en el mundo corporativo no vale quedarse despierto hasta las cuatro de la mañana por cinco meses (además de que no sería saludable), si al final no produces ni un duro.

Entonces, establece tu número y arguméntalo en la cita con tu jefe, esto te permitirá negociar mejor.

7. Investiga tu rango de salario. Sí, ya sé que tal vez tu eres el mejor creativo de marketing de la historia, que tienes las mejores ideas, pero tienes un pequeño problema: sólo tienes dos años de experiencia y no manejas programas de diseño. Consultas en los portales de empleo y te das cuenta de que el promedio de salario para alguien con tu perfil es de 15,000 pesos. De nuevo, sé razonable: investiga los rangos salariales y negocia de acuerdo con ellos. No puedes pedir el doble si aún no tienes la experiencia requerida. En cambio, si sabes que los profesionales con tu perfil ganan en promedio 20,000 pesos y tú ganas 10,000 y, además, eres excelente, generas beneficios para la compañía y tienes la antigüedad requerida, esto ya es otro argumento más para negociar.

Puedes comparar tu salario al de otros profesionales con tu perfil en páginas como Glassdoor México.

8. Casi para finalizar, aunque esto debería ser una prioridad, ten la actitud adecuada. Es más fácil que te den el aumento si le caes bien a tu jefe que si llegas a la oficina y ni saludas. Además, ten en cuenta que algunos jefes no toman estas decisiones de forma autónoma, sino que a su vez deben negociar con otros niveles más altos, y, sobre todo, con recursos humanos. Algunas compañías tienen como política escoger actitud sobre aptitud, por lo que este es un punto de suma importancia: ten una excelente actitud, socializa, entérate de lo que está pasando en tu oficina.

9. Habla de problemas y soluciones. El día de la cita con tu jefe, prepara un argumento o una presentación en el que muestres todos tus resultados y, sobre todo, los problemas que has solucionado y que tienes el potencial para solucionar si tu jefe te incentiva apropiadamente, por ejemplo, con un aumento de salario.

Estamos seguros de que estos tips te podrán ayudar porque están orientados a aumentar tu imagen como profesional. Empieza hoy con tu plan para obtener un aumento, ¡no pierdas más tiempo!

Sigue consultando nuestra columna mensual, para que te enteres de todos los consejos para tener unas finanzas personales sanas o, si no puedes esperar un mes entero para obtener gran contenido sobre cómo manejar tus finanzas, revisa nuestro blog en Bancompara.com.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here