Por Jorge Meza
Socio fundador y vocero de Estrategas Digitales
Twitter: @estrategasdig

Un brief es un documento estratégico para los despachos de diseño y agencias de publicidad o medios que funciona como el eje rector de un proyecto. En él se hace una descripción concreta y ordenada de los requisitos y demandas de una empresa.

Para que un brief funcione y sea la base de un proyecto exitoso, es indispensable que se dialogue con el cliente (empresa) los objetivos, necesidades, metas, tiempos, recursos y -lo más importante- se defina con exactitud a qué usuarios se enfocará el proyecto.

También es importante agregar las ideas, supuestos o visiones tanto del cliente como del equipo creativo que realizará dicho proyecto. Es aconsejable acompañar un brief con materiales de apoyo como noticias, fotografías, gráficos, diagramas, posts de redes sociales o bocetos que sean útiles para la definición de la estrategia de diseño.

Al inicio de un brief se deben citar los datos generales del proyecto (fecha, responsable, nombre del proyecto, responsable del proyecto, datos de contacto, datos de la empresa, sitio web). Después se sugiere realizar una descripción conceptual del proyecto donde se aborde la problemática principal: ¿Porqué se requiere este proyecto? ¿Cuál es su valor para la empresa? ¿Qué indicadores se esperan impactar? Si las metas de un proyecto están enfocadas hacia la transformación del modelo de negocios, es necesario anotar la misión y visión de la empresa, sus características, su cadena de valor y llevar a cabo un primer análisis FODA que sirva como diagnóstico.

Asimismo, se recomienda enlistar los objetivos del negocio o empresa (o del área de productos o servicios con la que se trabajará). Es primordial definir con el cliente los elementos simbólicos (deseos, aspiraciones, sueños) del proyecto.

También se pueden incluir otros supuestos que puedan enriquecer al proyecto. No debemos olvidar anotar todas las expresiones (experienciales y vivenciales) del cliente y del usuario.

Para visualizar el horizonte del proyecto y sus alcances, es vital reconocer cuáles son los beneficios que generará el proyecto a la empresa y a sus usuarios. Hay que buscar ser siempre innovadores y encontrar brechas de oportunidad para hacer crecer a nuestros clientes y generar una mejor propuesta de valor para los usuarios finales. En relación con estos últimos, se aconseja describir a profundidad a los usuarios e incluir información demográfica, cultural o socioeconómica existente.

Para tener un desarrollo exitoso, desde este momento es necesario pensar en el equipo que participará (los recursos humanos) y los componentes del proyecto (etapas, materiales y posibles fechas de entrega).

Es útil trabajar con el cliente un listado de los productos o servicios de la competencia y analizar junto a él: ¿Cuál es su ventaja competitiva? ¿Qué están haciendo mejor o peor que nosotros? ¿En qué somos rivales? El propósito de este diálogo es conocer qué se percibe de la competencia como valor agregado e iniciar con el proceso de innovación.

Finalmente, el brief deberá contar con todas las observaciones hechas por la empresa y por el responsable del proyecto. Esperamos que estos consejos puedan ayudarlos a llevar una mejor gestión de sus proyectos de diseño.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here