cómo evitar el fraude en fin de año

Ciudad de México.- Con la llegada de noviembre se da la bienvenida a la temporada de compras de fin de año, que este año nuevamente será afectada por la pandemia. Los problemas en la cadena de suministro, los retrasos en los envíos y el temor persistente de visitar centros comerciales llenos de gente han elevado los niveles de estrés y escasez en la bonanza del comercio electrónico de este año.

Sin embargo, ¡el gasto también está en auge! El comercio electrónico creció 26% en 2020 y se espera que aumente 17% este año. Se anticipa que el último trimestre de 2021 alcanzará los 910 mil millones de dólares, lo que representa un incremento del 11% con respecto al año anterior.

Este ambiente dinámico y complejo ofrece las condiciones perfectas para que los consumidores sean víctimas de engaños o compren productos que resulten no ser lo esperado. Además, las oportunidades de cometer fraudes han aumentado porque los eventos comerciales iniciaron desde octubre para contrarrestar las inquietudes relacionadas con las cadenas de suministro y de logística.

Aumenta el fraude en el comercio electrónico

El problema del fraude se ha viralizado. Según datos de la CONDUSEF, tan sólo en los primeros cinco meses de 2021, en México se recibieron más de 8 mil denuncias por fraudes cibernéticos, lo cual superó en 89% las quejas recibidas en 2020 y un 99% superior que en 2019.

Además, los ciberdelincuentes han avanzado sus técnicas de robo y fraude a pasos agigantados, además de aprovechar los cambios y la crisis que se provocaron en los últimos años debido a la contingencia sanitaria que se vivió en el mundo. Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), durante el mes de noviembre, 3 de cada 10 compradores realizarán por primera vez una compra en línea, lo que puede vulnerar sus datos si alguna de estas compras no es realizada de manera correcta o en una tienda sin certificados de seguridad, por lo que los usuarios deben ser cuidadosos de no convertir estas primeras experiencias en una pesadilla.

Considerando lo anterior, FICO comparte algunas medidas para protegerse contra el fraude y el robo de identidad:

1. Cambia tus hábitos de creación de contraseñas

Muchos de nosotros escribimos nuestras contraseñas en una libreta o en un documento en línea o, peor aún, algunos utilizamos las mismas contraseñas para casi todas nuestras cuentas en línea. Hay una mejor manera de proteger las cuentas durante la temporada de fiestas: adoptar el nuevo hábito de utilizar un administrador de contraseñas.

Estos servicios sencillos y eficaces almacenan nuestras contraseñas en la nube para que puedan utilizarse en cualquier lugar. Cuentan con altos niveles de seguridad y sólo tienes que recordar una sola contraseña maestra combinada con la identificación biométrica de tu teléfono o una OTP (contraseña de un solo uso) para acceder a todos tus datos.

Una gran ventaja de estos servicios es que te ayudan a crear contraseñas únicas tanto complejas como largas para cada cuenta. Esto es importante, ya que cuando los hackers intentan utilizar ataques de fuerza para ingresar a miles de contraseñas al azar, la longitud y fuerza de una contraseña es lo que más los disuade.

Recuerda utilizar una contraseña única para cada una de tus cuentes, particularmente las importantes, no sólo las bancarias, sino también las de PayPal, Gmail y Amazon, es decir, ¡todas!

2. Piensa antes de pulsar

Es la temporada de dar, lo que multiplica las oportunidades de los delincuentes para intentar estafar. Revisa dos veces antes de dar click a un SMS o correo electrónico para confirmar que sea legítimo. Observa el diseño, el texto, la ortografía y, desde luego, el enlace URL para verificar su autenticidad. Mejor aún, acude al sitio web, sin pulsar en el enlace, para asegurar que la página de llegada sea legítima.

En 2021 se observó un aumento gigantesco en estafas de entregas de paquetes. Estos mensajes por lo general contienen un “enlace de seguimiento” al cual se te pide ingresar para actualizar tus preferencias de entrega y pago. También podrías recibir un mensaje de voz con un número telefónico al cual devolver la llamada o un aviso de “entrega fallida” en la puerta de tu casa con un número telefónico al que debes llamar.

Es muy fácil para los delincuentes crear sitios web idénticos a los de las compañías de mensajería y servicios postales para extraer información personal y de tarjetas de crédito, la cual entonces utilizarán de inmediato en operaciones fraudulentas.

3. No compres de forma precipitada

Todos conocemos a alguien en nuestro círculo social que compró una mascota para hacer más llevadero el aislamiento del confinamiento o como el antídoto familiar perfecto contra un año difícil.

Por desgracia, precipitarse a comprar una mascota en las circunstancias inusuales del COVID-19 dificulta distinguir una operación legítima de una estafa. Los defraudadores utilizarán fotos e información de criaderos legítimos y crearán imitaciones de sitios web o cuentas en medios sociales para estafar a la gente.

El estafador seguramente pedirá un anticipo por transferencia electrónica para enviarles la mascota -pueden incluso presionar y persuadirlos diciéndoles que su nuevo mejor amigo se irá a casa con otro comprador si no pagan en ese momento-. Una vez enviado el anticipo, encontrarán nuevas maneras de pedir más dinero como utilizar la pandemia de COVID-19 para decir que los costos de envío han aumentado debido a los cierres de carreteras interestatales, que necesitan comprar una transportadora con control de temperatura o que la mascota requiere algún tratamiento médico.

Los australianos han perdido 2.5 millones de dólares en estafas de mascotas este año, de ahí la importancia de investigar a los vendedores. Busca en Google el nombre de la persona, lee las reseñas de los clientes y realiza una búsqueda inversa de imágenes para ver si encuentras un sitio duplicado. Insiste en conocer en persona al vendedor y, si tienes dudas, asesórate con un veterinario, una tienda de mascotas o una asociación de criadores.

Lo anterior no se limita a las estafas de mascotas, ya que los defraudadores saben que, si infunden un sentido de urgencia, el comprador actuará de manera precipitada. Si te presionan a realizar un pago inmediato, detente y reconsidera la situación.

4. Desconfía de las ofertas maravillosas

Si crees que has encontrado el último muñeco Yoda disponible, recibes consejos de inversiones lucrativas en acciones o criptomonedas o tienes la gran fortuna de encontrar una oferta fantástica de fin de año, necesitas preguntarte si es demasiado bueno para ser cierto.

A todos nos gusta pensar que tuvimos suerte, pero más vale tomarse un momento y desconfiar. La escasez es una táctica de persuasión que los vendedores legítimos utilizan, pero también los estafadores. Recuerda que las estafas funcionan porque parecen legítimas y te toman por sorpresa cuando menos lo esperas.

Opta por tiendas legítimas y desconfía de los vendedores nuevos que se anuncien en sus redes sociales. Busca en Google el nombre de la compañía y agrega la palabra “quejas” para ver las opiniones de los consumidores. Cuando compres en línea, toma en cuenta el método de pago que sueles utilizar y si el proveedor ofrece alguna protección adicional -pagar con tarjeta de crédito, por ejemplo, generalmente permite recuperar las pérdidas por fraude-.

5: Comunícate directamente con tu banco

Las estafas bancarias son una manera común en que los ciberdelincuentes obtienen acceso a la información personal y financiera de la gente. Si recibes una alerta de fraude de tu banco por SMS, no des click a los enlaces, incluso si el mensaje menciona actividad sospechosa en una cuenta personal. Ingresa directamente al sitio o la aplicación móvil de tu banco o tarjeta para asegurarte de que el aviso sea legítimo. Toda comunicación con tu banco o emisor de tarjeta de crédito debe ser directa.

Como usuarios, lo más importante es saberse respaldados y seguros con nuestra institución financiera para poder disfrutar sin temor de las ofertas en cualquier momento, ya sea al comprar en una tienda física o virtual, por lo que ahora más que nunca, será necesario que se continúe trabajando en la construcción de tecnologías y soluciones que mantengan a los bancos cinco pasos adelante de los ciberdelincuentes

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here