situación México post elecciones

Ciudad de México.- Nos encontramos en un año de incertidumbre para el país donde estamos presenciando al mismo tiempo dos eventos importantes para los mexicanos: el Mundial de Futbol y las elecciones presidenciales. Esto, sin duda, cambia el ambiente, el comercio, nuestro estilo de vida, etcétera.

A los mexicanos les invade la inquietud y muchos creen que de julio a diciembre de 2018 estaremos viviendo cambios trascendentales como no se había visto desde 1910; sin embargo, Daniel Rodríguez, vp de Symphony RetailAI, piensa que la etapa post-electoral no necesariamente será de esta forma.

El pronóstico del directivo para finales de año es el siguiente:

Desde la perspectiva del comercio, las misiones de compra y el comportamiento del consumidor, habrá dos escenarios: el del consumidor y el de la industria, refiriéndose a retailers -comercio minorista o a detalle, autoservicios, departamentales y especializadas- y proveedores.

Por el lado de la industria, la incertidumbre se vive en cuanto a los niveles de inversión o endeudamiento. Desde la perspectiva del consumidor, las rutinas continuarán siendo muy parecidas a las de años anteriores: antes y después de las elecciones está el Mundial de Futbol y, siendo nosotros un país futbolero, por supuesto que seguiremos hablando de los mejores goles y la quiniela hasta finales de julio.

Sin embargo, cifras de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) muestran que el crecimiento durante el Mundial no es tan alto como uno esperaría. En Brasil 2014 las ventas crecieron un 3.8 por ciento -a unidades iguales- y durante Sudáfrica 2010 el alza de las ventas fue de 4.3 por ciento, mientras que el mejor junio fue el de 2012 en pleno cierre de campañas electorales con un crecimiento de 14.9 por ciento.

Y cuando hablamos de vacaciones, dependiendo de quién gane la Presidencia, las familias designarán el presupuesto que habrá que destinarse a este rubro y no dejarán de darse una escapadita que rompa con su rutina.

En septiembre y octubre pasan efectos interesantes en la industria: el fin de año está cerca y este es el momento en el que se toman medidas en ventas si éstas van bien o desean incrementarlas y es cuando comienzan las ofertas nocturnas, el Buen Fin y demás estrategias comerciales.

Las festividades son un factor muy importante, ya que desvía la atención y hace que la rutina de los consumidores continúe. El Día de Muertos y Navidad, por ejemplo, son fechas que no se dejan de celebrar, sobre todo en las familias con hijos pequeños. El consumidor también se estará preparando para el regreso a clases.

Y no será hasta pasada la temporada de fiestas decembrinas, alrededor de enero o febrero, que los mexicanos empezarán a tener una mayor conciencia de lo que pasa y qué esperar para hacer los ajustes necesarios.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here