Stein, Alemania.- Tras una grave enfermedad, este jueves el conde Anton-Wolfgang von Faber-Castell, ceo de Faber-Castell, murió rodeado de su familia en Houston, Estados Unidos, a la edad de 74 años.

Bajo su liderazgo, que duró casi cuarenta años, Faber-Castell avanzó para convertirse en una marca premium internacional, así como uno de los productores líderes en lápices cosméticos.

Hasta sus últimos momentos, su trabajo y su pasión estuvieron dirigidos a su familia, la empresa y sus empleados, distinguiéndose por ser un extraordinario emprendedor y una personalidad con visión de futuro.

Al empresario le sobreviven su esposa Mary y cuatro hijos adultos. Descanse en paz.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here