Super Sick Monday

Lowell, Massachusetts.- Una encuesta realizada por Harris Poll para el Workforce Institute de Kronos Incorporated estima que 17.2 millones de empleados en Estados Unidos podrían faltar al trabajo el lunes después del Super Bowl LIII, lo que convertiría este 4 de febrero en el Super Sick Monday con mayor índice de ausentismo laboral jamás predicho desde que el Workforce Institute de Kronos comenzó a rastrear este fenómeno en 2005.

La encuesta sobre “La fiebre del Super Bowl” se realizó en línea del 9 al 11 de enero de 2019 entre mil 236 empleados mayores de 18 años en Estados Unidos. Todos los porcentajes citados se basan directamente en los resultados de la encuesta, mientras que las estimaciones de población se extrapolaron según los resultados de la encuesta y el informe más reciente de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, que encontró que hay 156.9 millones de personas empleadas en el país.

Hechos

Más estadounidenses que nunca podrían faltar al trabajo el lunes después del Super Bowl.

Se estima que 17.2 millones de trabajadores estadounidenses no irán a trabajar el lunes después del Super Bowl LIII, superando así los 16.5 millones de trabajadores ausentes reportados en 2016 a causa del Super Bowl 50.

7.8 millones de trabajadores informaron que se tomarían un día libre pre-aprobado. Sin embargo, 4.7 millones se tomarán un día por enfermedad de “último minuto” aun cuando no estén realmente enfermos, incluyendo el 6 por ciento de los que trabajan en la industria de la manufactura/construcción, el 5 por ciento de los empleados de las instituciones médicas/hospitales, el 3 por ciento de los empleados de oficina y el 1 por ciento de los que laboran en los sectores de retail, restaurantero y hotelería.

Casi 22 millones de empleados sí irán a trabajar, aunque de ellos 3.1 millones planean llegar tarde al trabajo, 6.3 millones planean salir temprano y 12.5 millones simplemente planean trabajar de forma remota/desde su casa. Otros 9.4 millones están indecisos sobre sus planes de trabajo de este lunes.

Los jefes son especialmente susceptibles a la fiebre del Super Bowl; sin embargo, los empleados más jóvenes son los que tienen más ansiedad sobre el trabajo al día siguiente.

Más de un tercio de los líderes de nivel alto/ejecutivos (36 por ciento) podría trabajar menos de sus horas normales, en comparación con sólo una quinta parte (20 por ciento) de los empleados de nivel medio y bajo.

Los jefes también pueden tomar con mejor sentido del humor un lugar de trabajo vacío el lunes: casi dos tercios (62 por ciento) de los líderes ejecutivos/de nivel alto admiten que les resulta gracioso cuando los colegas dicen que están enfermos el día después del Super Bowl cuando sospechan que no están realmente enfermos, en comparación con el 51 por ciento de los empleados de nivel medio y bajo.

Los miedos del Super Sunday son reales: el 45 por ciento de los empleados de entre 18 y 34 años (millennials) confiesa tener más probabilidades de padecer ansiedad al regresar a trabajar el lunes después del Super Bowl que cualquier otro lunes del año.

Los trabajadores estadounidenses quieren que el lunes después del Super Bowl sea feriado nacional.

El 68 por ciento de los trabajadores en Estados Unidos saben que el día después del Super Bowl es el día de enfermedad número uno en el año, tal vez por eso muchos exigen un feriado nacional.

Los Patriotas de Nueva Inglaterra han estado en cuatro de los últimos cinco Super Bowls, por lo que el 76 por ciento de los empleados en el noreste saben que el lunes después del Super Bowl es el día donde hay más enfermos en el año, en comparación con el 67 por ciento en el sur, el 63 por ciento en el oeste y el 67 por ciento en el medio oeste.

Uno de cada tres trabajadores estadounidenses (32 por ciento) opina que el día después del Super Bowl debería ser feriado nacional, incluido el 41 por ciento de los empleados de entre 18 y 34 años, en comparación con el 23 por ciento de los empleados de 55 a 64 años.

De hecho, dos de cada cinco (41 por ciento) empleados de entre 18 y 34 años dicen que prefieren trabajar en el Black Friday (el día después del Día de Acción de Gracias) que el lunes después del Super Bowl.

Joyce Maroney, directora ejecutiva del Workforce Institute de Kronos, comentó: “Este año marca el día con mayor índice de ausentismo jamás predicho desde que el Workforce Institute de Kronos comenzó a rastrear este fenómeno en 2005. Tanto los empleados como sus jefes continúan jugando a “estar ausentes sin una excusa” después del gran partido; sin embargo, muchos empleados jóvenes reportan sentirse más ansiosos por este lunes que por cualquier otro lunes del año, lo que sugiere que no se sienten cómodos de tener una conversación abierta y honesta con su gerente”.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here