cómo cuidar las llantas

Ciudad de México.- La llanta es la única parte del vehículo que tiene contacto directo con el suelo, es también la que recibe toda la carga y aún así garantiza el movimiento de la unidad para que puedas ir a donde quieres con confort y seguridad.

Para que las llantas puedan cumplir su función y tengan un buen desempeño, es válido recordar algunos cuidados importantes que se debe tener con ellas e incluso saber cómo identificar cuando hay que cambiarlas.

Continental comparte las siguientes recomendaciones para el cuidado de las llantas:

Checa la presión de las llantas una vez por semana o al menos cada 15 días cuando las llantas estén frías. No olvides checar la llanta de repuesto o refacción. Recuerda que el fabricante del vehículo especifica la presión de inflado adecuada para las llantas, lo cual puede ser consultado en el manual de usuario, en la etiqueta que se localiza en el marco de la puerta del conductor, en la tapa del acceso para cargar combustible o, en algunos casos, en el interior de la guantera.

Haz los servicios de geometría en el vehículo al menos cada 10 mil kilómetros recorridos. Los servicios de alineación y balanceo de las llantas garantizan un buen comportamiento dinámico durante su aplicación y evitan desgastes irregulares que puedan disminuir su vida útil.

• También es recomendable hacer el servicio de rotación de las llantas cada 5 o 10 mil kilómetros, de acuerdo con las orientaciones del fabricante del vehículo. Este procedimiento contribuye al aumento de la vida útil de las llantas, ya que el objetivo es que se tenga un desgaste uniforme entre ellas. Este procedimiento debe ser entendido por el usuario como un procedimiento preventivo y no correctivo.

Haz inspección visual frecuente en las llantas para verificar si presentan algún tipo de daño o avería como pinchazos, cortes, burbujas por impactos, abultamientos, señales de presión baja o de sobrecarga, etcétera. En caso de que sea identificado alguno daño, se recomienda hacer el proceso de reemplazo de llanta lo más pronto posible, ya que las averías pueden comprometer la estructura de la llanta.

• Siempre que sea posible, evita conducir sobre baches, bordes, banquetas o cualquier objeto extraño en el camino. El contacto o impacto en esos objetos pueden dañar el producto y provocar que sea retirado de servicio antes de que termine la vida útil de la llanta.

Obedece los límites de velocidad, ya que el exceso aumenta el calor y la tasa de desgaste de las llantas. Evita los arrancones y las frenadas bruscas que pueden ocasionar desgastes irregulares en la banda de rodamiento de las llantas.

• Las llantas tienen una capacidad de carga, por lo que no cargues el vehículo con más peso de lo previsto por el fabricante. Consulta el manual del propietario para consultar la carga y el peso máximo del vehículo.

• Todas las llantas tienen indicadores de desgaste en los surcos de la banda de rodamiento, esos indicadores son conocidos como TWI (Tread Wear Indicator), que miden 1.6mm de profundidad de surco, lo que informa que la llanta llegó al límite de desgaste. Para garantizar el mejor desempeño tanto en piso seco como en piso mojado, la recomendación es que la llanta sea cambiada con 3mm de profundidad del surco.

• En el momento de cambiar las llantas, es importante respetar las especificaciones técnicas indicadas por el fabricante del vehículo, tales como medida, índices de carga e índice de velocidad. Haciendo esto, se garantiza que el producto no tendrá ningún impacto en el desempeño de la llanta o del vehículo.

• Siempre que cambies las llantas, también cambia las válvulas, ya que durante su uso sufren fatigas que pueden comprometer su correcto funcionamiento y llevar a pérdidas súbitas en la presión de aire.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here