cuánto cuesta aprender

Por Michael Convey
Director de Convey Publicidad

Según el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), el costo promedio de una carrera universitaria en México está entre 125 mil y 993 mil pesos. Quienes hemos pagado posgrados o capacitaciones sabemos que el costo no es algo que pudiéramos gastar todos los días, pero no gastarlo o, mejor dicho, no invertirlo en muchas ocasiones nos orillan al fracaso.

Y esta inversión es apenas el inicio, pues como empresa es importante estar consciente de la necesidad que tenemos de aprender todos los días. Ya sé que suena a frase choteada, pero quien ha tenido que aprender sobre el camino tendrá que estar de acuerdo conmigo en que es “muy alto el costo”.

Una posibilidad para evitar estos problemas es contratar gente capacitada; sin embargo, siempre está el problema al interior de las corporaciones sobre el presupuesto que se tiene para los puestos. No puedo mentir, queremos al mejor al menor precio.

Además del costo en “billetes”, para formarse se requiere tiempo y muchos se quejan porque tienen menos tiempo que dinero. Total, que parece imposible instruirse.

A mucha gente le gusta aprender, desgraciadamente no puedo decir que a todos, pero estoy seguro de que cuando a alguien se le ofrece conocimiento éste sabe que la organización está haciendo algo bueno por él que se reflejará en la productividad de la compañía, el clásico ganar-ganar.

Autocolaboración, un modelo que permite aprender de los demás compañeros

En Convey no estamos ajenos a los problemas que implica el aprendizaje, pero hemos implementado un sistema de autocolaboración que tiene muchos beneficios. Éste comienza con los directores, que estamos obligados a capacitar a nuestro personal inmediato, lo cual implica darnos tiempo, preparar temas y buscar que el trabajo diario nos permita hacerlo. Las capacitaciones van desde clases de Excel, principios básicos de Adobe Creative, hasta mejorar la forma de presentar. Este método, además de reducir costos, genera mucha empatía y compadrazgo entre el grupo.

La segunda etapa es que cada uno de los integrantes del equipo capacite a los demás. No siempre es relevante el tema del entrenamiento, sino la seguridad que genera, además de que el resto de los colaboradores empieza a admirar a los demás compañeros, ya que descubren sus pasiones y capacidades.

Como estas ideas hay cientos, cada quien puede aplicar lo que crea que es mejor para su personal, lo que no podemos es mantenernos estáticos y, mucho menos, permanecer en nuestro sitio sin aprender más.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here