plan de marketing en casa

Por Tania Kolanovich
Directora de Kolanovich Comunicación y coordinadora académica de la Maestría en Comunicación y Mercadotecnia en la Universidad Anáhuac México

Y así, un día llegó ese momento nunca imaginado en el que me encontraba sentada en mi oficina tranquilamente trabajando en todas mis ocupaciones que me llevan ser coordinadora académica, docente y publirrelacionista. Y es que mucho oíamos acerca de la pandemia de COVID-19 y sabíamos que el virus atacaba cada vez a mayor número de personas, pero aún así seguíamos trabajando en nuestras oficinas como de costumbre, aunque con mayor precaución con el tema de salud. Poco a poco esas oficinas se empezaban a vaciar y no veíamos el día en que realmente se vaciaran completamente, tal vez era la esperanza de que el problema no se hiciera más grande de lo que veíamos en los noticiarios.

Recuerdo bien que era un día como cualquier otro y me encontraba con mi puerta cerrada, pensando en estrategias de marketing para algunas marcas, preparando la siguiente apertura de la maestría, y de pronto ese comunicado oficial llegó, donde a resumido modo se nos informaba que debíamos irnos a laborar desde nuestras casas. Fue así que empecé a meter las cosas que consideré más importantes en una caja para llevármelas a mi casa, donde pensaba que estaría unos tres meses, no más, laborando a distancia, y es que he de confesar que, después de 15 años trabajando en mi querida alma mater, esa oficina parecía la extensión de mi habitación.

Finalmente, al llegar a casa con mis cajas, me recibieron mis tres hijos: Ivanna de siete años, Iker de seis y Mila de dos, fue un shock para ellos y para mí porque ese día nos dimos cuenta de que ahora sí pasaríamos 24 horas juntos y ahí empieza lo interesante de todo esto. Yo había generado planes de mercadotecnia, había creado campañas de relaciones públicas, pero nunca había ordenado un plan diario de mi hogar, lo cual parecía casi imposible, y me veía al espejo y me preguntaba: ¿y ahora por dónde empiezo?, porque en mi oficina tenía horarios y ahora había que empatar los horarios de tres niños y el mío para que las cosas sucedieran.

Llegó la hora de presentar el plan de marketing a los colaboradores del hogar

Una tarde, decidí convocar a junta a la tropa, modo en que denomino a mi peculiar familia. Ese día pensé que así como llego y me presento con la gente de marketing de alguna marca, ahora debía presentarme al frente de ellos, y el diálogo fue el siguiente: Hola chicos, mucho gusto, soy Tania, soy su mamá, cualquiera diría que mala madre, pero no, más bien soy la madre que por la mañana los lleva al colegio y al volver a casa los disfruta antes de irnos a dormir y los fines de semana salimos a alguna parte a divertirnos, pero el reto ahora es 24/7 y por eso diseñé un plan de marketing orientado a la tropa: ¿cuál es el objetivo?, ¿quiénes son?, un análisis situacional inmenso para ubicar realmente los pasos a seguir y asimismo avanzar en cada estrategia. Esa presentación resultó muy divertida, entendimos que debíamos #QuedarnosEnCasaJuntos.

El objetivo del plan de marketing de la tropa era: conjuntar ser coordinadora académica de la maestría, dar clases en línea, generar las estrategias de las marcas con las que trabajo y lo más más más duro: ser mamá 24/7 todo terreno.

Los KPIs serían medidos en un lapso de tres meses, algo que jamás ocurrió, pues ya vamos para el año y seguimos tan juntos o hasta más de lo que imaginamos.

La meta era incrementar la efectividad de cada integrante de la familia en un 500%, que nos pusiéramos de acuerdo para lograr los objetivos de convivencia y cumplimiento de las actividades individuales y grupales.

La incertidumbre era la mayor amenaza de ese análisis FODA, no sabíamos nada sobre qué sucedería, hasta cuándo y de qué manera saldríamos de esto, y de hecho puede ser que sigamos sin saberlo, pero ahora hemos dejado que todo fluya y no pensamos de más, solamente nos enfocamos en alcanzar el mayor objetivo, porque tuvimos que replantear la estrategia y ese es: FELICIDAD.

¿Gurús de la mercadotecnia? ¡Los propios hijos!

De un plan de marketing totalmente acartonado, nos fuimos a una versión flexible donde empezamos a disfrutar cada instante y las relaciones públicas se empezaron a dar dentro de la casa, teníamos entrevistas uno a uno, teníamos comunicados entre nosotros y en los eventos (donde solamente estábamos nosotros cuatro) nos dimos cuenta de que no se trataba de llenar el análisis cuantitativo, logramos mejor calidad de la información, alcance e incluso ser influencers los unos con los otros, comenzamos a implementar una estrategia de mercadotecnia y comunicación en la vida real donde nuestras marcas personales generaron ese branding experiencial para convertirnos en una lovemark de cada uno de nosotros.

La esencia de nuestra marca es única, totalmente diferenciada, somos únicos y exclusivos. Con ello, no quiero ser percibida como presumida o arrogante, pero sí me queda claro que hacer tantas cosas a la vez es tarea de disciplina. Agradezco a Dios por la oportunidad de aprender de los más creativos gurús y estrategas que me han enseñado que la revaloración de la vida, los sentimientos y los instantes son fundamentales, y esos gurús son mis hijos.

Cada familia es única, cada instante es único, cada momento de vida podemos crear nuestra marca personal bajo nuestro buen testimonio; sin duda, dejaremos huella más allá de los preceptos que creíamos que eran un todo, ahora saldremos a una nueva realidad post pandemia donde lo más importante será el marketing emocional que hayamos generado al interior de cada uno de nosotros, con ese brand equity que no habíamos impulsado, fidelización entre nosotros y, además, aumentamos el engagement en un 1000000000%, salimos por arriba del ROI esperado.

Como conclusión, las cuestiones del hogar pueden ser resueltas bajo los mismos pasos de un plan de marketing, el trabajo en equipo siempre será fundamental y aprender de quienes creíamos que no sabían de eso nos dejará grandes resultados. Agradezco que la pandemia, que se ha presentado como un problema, también nos haga ver que podemos escoger tener la paz y tranquilidad para verlo como una situación más de la historia de la humanidad y valorar lo que tenemos. En mi caso, poder ver crecer a mis hijos diario, trabajar hombro a hombro con ellos y aprender de su esencia, posicionamiento, awareness y arquitectura de nosotros mismos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here