experiencias inmersivas

Por Isaac Pérez
Country content manager en Agencia B12 México

Una de las máximas del marketing digital reza: “El Contenido es el Rey”, en el sentido de que es la información, producto, obra de entretenimiento o cualquier producción que retenga nuestra atención por sí misma lo que puede volcar una estrategia marketera o comunicativa hacia el éxito o el fracaso.

Esta idea también refiere que el contenido trasciende el formato, sea texto, imagen, audio, video o una combinación de varios de ellos, y cada vez con mayor frecuencia las marcas recurren a propuestas inmersivas para conectar con sus públicos objetivos como son la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual (VR).

De un tiempo a la fecha, estas barreras disruptivas alcanzaron un nuevo nivel de uso, desde las fotos y videos 360 hasta las experiencias e instalaciones multimedia, activaciones promocionales omnicanal y las boutiques virtuales. En este punto de la historia y gracias al aislamiento impuesto a causa del Coronavirus, estas tecnologías terminaron por conquistar la atención de las empresas gracias a su poder para atraer consumidores de forma remota y sin acudir al contacto físico.

La adopción de las experiencias inmersivas por parte de los usuarios mexicanos

Al hablar de las audiencias mexicanas se debe reconocer cierto rezago en la adopción de tecnologías digitales de este tipo y otro tanto en las habilidades de consumo. De acuerdo con un reporte de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), tras el primer trimestre de la cuarentena, los consumidores mexicanos empezaron a sentirse más preparados para afrontar nuevos modelos de interacción, en particular el trato mediante servicios de mensajería instantánea y el consumo a través de apps.

Lo curioso es que fueron las iniciativas culturales y artísticas las que abrieron la puerta a vanguardistas posibilidades inmersivas para los ciudadanos de a pie como exposiciones y museos.

Otro caso destacable es el sector turismo, uno de los más afectados por los efectos de la cuarentena y que ha dado propuestas de recorridos virtuales para “mantener despierta la llama” de los viajeros que esperan retomar el vuelo cuando mejoren las condiciones sanitarias.

Ya comentaba Francisco Pérez, director de Deloitte para Spanish Latin America, en el reciente Retail Day 2020: “Ante la nueva normalidad, los diversos formatos del retail necesitan definir una estrategia omnicanal clara para no perder contacto con sus clientes y mantenerse relevantes dentro de sus decisiones de compra”.

Ya vemos atisbos de una nueva normalidad de consumo entre los mexicanos, ejemplo de ello son las transmisiones en vivo de pequeños comercios locales a través de redes sociales donde interactúan directamente con sus consumidores (¿qué tal las Loterías por Facebook?). Al final, y de momento, parece que la pregunta válida sigue siendo: ¿qué tan lejos estamos de ver una pop store virtual (o algo más allá) de una marca valiente y trasgresora dirigida al usuario mexicano?

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here