Mónica Moreno MileniumGroup

Por Mónica Moreno
Head of market de MileniumGroup México

En pleno verano, el sector de retail está listo para afrontar, con fuertes promociones y descuentos, el reto de incentivar el consumo en medio de la pandemia de COVID-19. Una tarea nada sencilla si analizamos la situación económica que hoy atraviesa el país, con 2 millones de personas sin empleo y la incertidumbre por establecer las condiciones de la “nueva normalidad”.

Por si fuera poco, las grandes cadenas comerciales y negocios en México que participan en este rubro se enfrentan a otro enorme desafío: adaptarse con rapidez no sólo a las nuevas condiciones del mercado, que marcan una tendencia hacia el e-commerce y la oferta omnicanal, sino también al cambio en el comportamiento de los consumidores al depender de las regulaciones sanitarias.

La tarea por cumplir es enorme. Hace unas semanas, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) dio a conocer que para esta temporada (que va de junio a agosto) espera una baja en ventas del 25 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019.

Por su parte, Kantar informó en su estudio “Consumo de Medios y Dispositivos Corte COVID-19” que el tiempo en México para hacer el súper en un establecimiento pasó de 38 a 15 minutos, mientras que seis de cada diez consumidores realizan ya su despensa desde una app. Con ello, es claro que la experiencia de compra ya es otra.

¿Cuál será el nuevo rol de las tiendas de retail?

No olvidemos que el retail se basa, de entrada, en un espacio físico donde hay un tráfico de personas que “entran y salen” para hacer sus compras. Ante la contingencia, este esquema cambió para ahora llevar el producto a donde se encuentra el cliente. De ahí el boom de las plataformas digitales que brindan el servicio de transporte de mercancía y que tienen el reto de impulsar la profesionalización y seguridad de pagos, así como la reducción de los tiempos de entrega hacia el comprador.

¿Qué pasará entonces con los establecimientos que, hasta hace poco, podían diariamente acumular miles de personas y que atraían tráfico para tiendas periféricas? ¿Ya no existirán? Definitivamente, no lo creo.

En la “nueva normalidad” las tiendas de retail cambiarán su rol comercial para servir principalmente como lugares de referencia o almacenamiento, siendo puntos de distribución, en cadenas de suministro, que estarán más próximos a los consumidores.

Todo esto tiene sentido si tomamos en cuenta la importancia que debe dar cualquier marca en el e-commerce para satisfacer, con rapidez, la demanda de su mercado. Esto, además, cambia drásticamente el rango y valor de precios sobre rentas en este tipo de establecimientos.

Así, la realidad actual del retail revela grandes cambios que, poco a poco, se irán dando. Las promociones de temporada ya no serán suficientes para generar afluencias de compradores, ya que hoy vale más la seguridad o garantía, la higiene de un espacio y el traslado del producto a la casa del consumidor que la disponibilidad de un artículo.

Si se quiere retomar el segmento de las plazas comerciales y supermercados, los  especialistas en este rubro tienen la enorme tarea de readaptar, con prontitud y eficiencia, la experiencia de compra que ahí se puede dar.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here