estrategia de diferenciación

Por Claudio Kandel
Director de DiSí Operaciones
Twitter: @CkMontefiore

Todas las empresas, sin excepción y sin importar su tamaño, quieren ganar la preferencia de sus clientes. Para lograrlo deben contar con una estrategia de diferenciación que sea relevante para el consumidor.

La diferenciación es una estrategia importante para lograr el objetivo de la empresa: vender más a la mayor cantidad de gente. Al analizar estos conceptos, concluimos que los empresarios deben alinear su estrategia de diferenciación con su estrategia comercial.

El posicionamiento como parte de la estrategia de diferenciación

Si el objetivo de la empresa es vender y ganar la preferencia de los clientes, es prioritario que el producto sea completamente o, cuando menos, significativamente diferente a la oferta existente. Pero, ¿cómo logramos que el consumidor considere que nuestro producto es el mejor de todos? La respuesta es simple: los empresarios deben lograr que su target perciba una diferencia importante en el producto que ofrecen para ocupar un espacio en su mente como el mejor producto del mercado.

Un producto diferenciado se destaca del resto y esto ayuda a que su valor sea estable, ya que el empresario no está obligado a reducir sus precios. En un mundo saturado de ofertas, la diferenciación no debe limitarse a una preferencia por el precio.

Las empresas deben implementar métodos para buscar o generar diferenciadores de forma continua. Posicionar el producto como el mejor en la mente del consumidor hará que las ventas aumenten y se logren los objetivos comerciales de la marca.

Esta tarea no es sencilla, pues el producto debe contar con las mejores cualidades del mercado y la estrategia debe enfocarse en que el cliente perciba dichas cualidades. Una herramienta útil para permanecer dentro de la mente del consumidor es tener presencia constante en medios, lo cual genera recordación y que el producto sea elegido como la primera opción en la que piensen los consumidores para satisfacer su necesidad.

Una buena estrategia de diferenciación hace destacar a las marcas. Si se hace de la forma correcta, los consumidores verán el producto, servicio o marca como la mejor opción en el mercado; por ende, la empresa ganará la preferencia de sus clientes. Esa es la importancia de ser diferente y de que el mercado elija ese producto por ser el que tiene más cualidades.

Los empresarios deben estar conscientes de dónde están parados y de cómo pueden mejorar su situación. Para diferenciarse exitosamente, es necesario tener claro cuál es el segmento de la población al que se dirige el producto y cómo puede ser mejor o distinto a los demás.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here