eventos inteligencia artificial

Por Juan Carlos Lozano
Director general de Creatividad
Twitter: @jlozano_creati

Definitivamente, la Inteligencia Artificial (IA) es una realidad. Actualmente, todos o la mayoría de los sectores hacen uso de esta tecnología o está en sus planes apoyarse en ella. Por ejemplo, el sector automotriz, médico y financiero ya la utilizan y en la industria de reuniones no nos quedamos atrás.

Son pocos pero significativos los avances en la inclusión de este tipo de inteligencia en los eventos. El primer y más común ejemplo es el de los chatbots, un tipo de IA conversacional. Es un programa que simula mantener una conversación digital con una persona al brindarle respuestas utomáticas a cuestionamientos formulados por el usuario; comúnmente, la conversación se establece mediante texto, aunque también hay modelos que disponen de una interfaz de usuario multimedia.

El mejor ejemplo es que un robot con Inteligencia Artificial ya impartió la primera conferencia. En Creatividad tuvimos la oportunidad de trabajar con Sophia, el primer robot con IA en la industria, para un evento en Guatemala. Se trata de un robot con aspecto humanoide con un software integrado que le permite aprender gestos, actitudes y comportamientos con base en la interacción con las personas. Dicho sistema también le permite recopilar información de diversas fuentes de internet para ofrecer sus respuestas. Es capaz de sostener conversaciones y ejercer hasta 62 expresiones faciales para contextualizar sus palabras. Su participación estuvo acompañada de una persona que le hacía las preguntas. En el evento Sophia interactuó y dialogó con una de las directoras de una empresa de telefonía muy importante. Su inclusión fue un éxito rotundo.

Existen muchos rumores y miedos alrededor del futuro de la Inteligencia Artificial; muchos se cuestionan si algún día logrará superar a la Inteligencia Humana hasta controlar a la humanidad. En mi opinión, no considero que esto suceda; creo que con el tiempo los robots serán capaces de realizar cada vez más funciones.

Lo que sí es una realidad es que este tipo de inteligencia poco a poco va a “quitar” carga de trabajo a los humanos. Por ejemplo, durante la conferencia inaugural del Google I/O 2018, muchos quedaron atónitos frente a las capacidades de Google Duplex, un sistema de Inteligencia Artificial capaz de concertar citas imitando la voz humana. Creo que este tipo de avance tecnológico pronto sustituirá a las personas que laboran en los call centers. El resultado de esta llamada fue tan realista que generó polémica; varias personas manifestaron la necesidad de que el sistema se identificara como un robot, a lo que la empresa respondió que así sería.

Otra interesante aplicación de la IA son los coches autónomos o robóticos, que imitan las capacidades humanas de manejo y control y no necesitan un conductor. Este tipo de autos podrían ser útiles en la industria de reuniones, por ejemplo, para trasladar a los speakers de manera rápida y segura.

LinkedIn se dio a la tarea de preguntar a doscientos top voices de su red acerca de una gran idea para 2019 y uno de cada cuatro mencionó alguna aplicación de IA. Además, LinkedIn reveló que seis de los 15 nuevos trabajos más deseados del año pasado están relacionados con esta tecnología. Adicionalmente, informó que las capacidades de IA son las que crecieron con mayor rapidez en la plataforma, con más del 190 por ciento a nivel global entre 2015 y 2017.

Por lo anterior, la creatividad y las competencias sociales son cada vez más valoradas e importantes por los empleadores, ya que no pueden automatizarse. A medida que la tecnología avanza, la legislación lucha por mantenerse actualizada; la manera en que se manipulan los datos personales o la manera en que se desarrolla la IA frecuentemente se reduce únicamente en decisiones empresariales. Al respecto, Katie Lawler, directora de ética en US Bank, emitió su opinión: “Tener un sólido conjunto de valores fundamentales y ofrecer un ambiente en el que los empleados sepan que sus voces serán escuchadas cuando tengan la inquietud realmente van más allá del ¿podemos? del cumplimiento legal al ¿debemos? de la ética”.

Indudablemente, los avances serán paulatinos y tomará varios años más para que la Inteligencia Artificial forme parte del día a día de las personas. Considero útil hacer uso de sus beneficios sin temer a que llegue a apoderarse de la humanidad, sólo hay que asegurarse de que esté en las manos correctas y que su uso siempre sea a favor de la humanidad.

¡La Inteligencia Artificial llegó para trasformar y facilitar. Aprendamos a aprovecharla!

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here