Por Mariana López
Gerente de atracción de talento de Red Ring
Twitter: @mlr_ro

La relación entre el envejecimiento y la actividad laboral es un tema que ha sido poco estudiado y la exclusión es una constante para personas con un rango de edad mayor a los 35 años.

Los principales problemas de los adultos mayores (y no tan mayores) son la falta de oportunidades laborales por el alto nivel de discriminación que existe, ya que las compañías buscan gente joven con ideas frescas dejando a un lado la experiencia y los conocimientos que podría tener una persona que supere los 35 años de edad.

Baby Boomer y X son las principales generaciones afectadas por este tipo de discriminación por no contar (según algunas instituciones) con las competencias y habilidades para ejercer determinado puesto; sin embargo, pierden de vista características positivas del estilo de trabajo que corresponden meramente a estas generaciones:

• El trabajo es lo más importante: Se consideran estables.
• Valoran la productividad y no toleran el ocio: Se mantienen constantes y con un ritmo de trabajo firme.
• Aprecian los símbolos de estatus y el crecimiento vertical en una compañía: Buscan crecer y están conscientes que será por medio de su esfuerzo y desempeño.
• Vida analógica en su infancia y digital en su madurez: Tienen la capacidad de manejar nuevas tecnologías y ocupar metodologías antiguas.
• Vivieron la llegada de internet: Aceptan las reglas de la tecnología y conectividad.
• No logran desprenderse del todo de las culturas organizacionales: Adoptan la cultura de la compañía.
• Es la generación de la transición: Se adaptan a las nuevas tendencias.

Vemos que los Baby Boomers están orientados al trabajo como ancla de vida, mientras que los miembros de la generación X, si bien disfrutan trabajar, también se preocupan por el equilibrio vida-trabajo, y en el caso de la generación Millennial, su confianza está en la tecnología. Por lo tanto, si integramos a las tres generaciones, esto permitirá continuar con la evolución de cada grupo y consolidar diferentes personalidades basándose en la flexibilidad laboral. Las compañías de hoy en día necesitan personas flexibles, con capacidad para aprender y comprometidas con la sociedad en general y con la comunidad que les rodea.

En cualquier nivel de la organización, el recurso humano es lo que conforma y constituye su representación, de la cual dependerá el éxito o fracaso de la misma. Es por eso que las instituciones merecen un trato digno y justo, con valores compartidos que van más allá de ser un buen recurso, lo que agregará valor y asegurará el logro de los objetivos; también se requerirá definir virtudes y valores éticos que consoliden organismos éticamente responsables, lo que le dará credibilidad y también fortalecerá un liderazgo que oriente la construcción de una cultura interna.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here