social shopping

Por Elisa Trejo
Aliada de marca en Tok Relaciones Públicas

El auge de la era digital es cada vez más grande, así que empresas de todos tamaños están apostando por las ventas en línea y, mejor aún, ¡las ventas a través de las redes sociales!

Así es como llegamos al Social Shopping, una forma de comercio online que utiliza a las redes sociales como un canal de venta directa o como empuje hacia tu tienda en línea.

Algunas ventajas del Social Shopping son:

Mejora la imagen de tu empresa: Brinda seriedad y mayor compromiso de tu marca hacia el comprador, pues la comunicación directa es importante, rompiendo barreras ante las posibles dudas que pueda tener el usuario antes de concretar una venta.

Mayor tráfico a tu web: Incrementa el volumen de tráfico a tu tienda en línea, mejora tu tasa de conversión y aumenta tus pedidos.

Fuentes de ingreso: Crearás más a medida que circula la promoción en redes sociales.

Experiencia del cliente mejorada: El proceso de compra es más sencillo luego de ver tu publicación y dar click en el botón de llamado a la acción, ya que es dirigido al lugar directo para finalizar su compra.

Interacción entre clientes: La posibilidad que tienen éstos al compartir su experiencia, opinión del producto o servicio, así como sus recomendaciones, generará confianza a nuevos clientes y con ello se amplía el ciclo de compra-venta.

Disminuye costos: A comparación del marketing tradicional, la publicidad en redes sociales es mucho más accesible y puede funcionar para grandes y pequeñas empresas. Las redes que más conversiones tienen son Instagram, Facebook, Pinterest y LinkedIn.

Algunas funcionalidades del Social Shopping son:

Botones de llamado a la acción: Sobre todo los de “Comprar” o “Reservar”, se encuentran en las principales redes sociales como Facebook, Instagram o Pinterest y sirven como llamado a la acción directa, mismos que redireccionan a la web de la marca para finalizar la compra.

Publicaciones y stories con productos etiquetados: La ventaja de algunas redes sociales como Facebook, Instagram o Snapchat es que podrás etiquetar tus productos en las fotos o stories que compartas y las personas sabrán de cuáles se tratan, facilitando las compras impulsivas.

Microinfluencers en acción: Aunque tienen menos seguidores que un influencer, suelen tener un nivel de interacción más alto, por lo que son una muy buena opción para impulsar tus productos con sus audiencias. Es importante que busques microinfluencers cuyos seguidores sean tu target.

Atención directa: El simple hecho de que un usuario pueda comunicarse contigo directamente y viceversa le da mayor humanidad a tu marca y genera mayor confianza a la hora de comprar.

Interacciones: Las reacciones, comentarios, opiniones y recomendaciones visibles en tus redes sociales también pueden o no generar confianza en tus posibles compradores, sobre todo en las publicaciones que hablan de tus productos o servicios.

Para lograr esto, es indispensable que cada contenido esté pensado en tu mercado meta, en sus gustos, intereses y que los guíe por el camino correcto hacia la venta final.

Pero no hay que dejar de lado cómo sacarle mayor jugo al Social Shopping:

Messenger de Facebook: Con éste tienes oportunidad de configurar algunas preguntas frecuentes o respuestas automáticas, pero si quieres sacarle mayor provecho, puedes valerte de alguna herramienta de chatbot como ManyChat o Chatfuel para tener secuencias de mensajes más estratégicos y en función de lo que el usuario pudiera preguntar.

Cuida tus precios: Recuerda que los usuarios de redes sociales están en ellas para consumir contenidos y relacionarse con amigos, así que pocos son los que toman grandes decisiones de compra pero muchos son los que hacen compras pequeñas, impulsivas y secundarias. ¡Considéralo!

El mail es importante: Recopila el correo de tus clientes luego de que finalicen una compra e intégralo a tu base de datos, puesto que ya sabes que está interesado en tu marca y posiblemente te compre más productos en el futuro. Apóyate con una estrategia de emailing para llevarlo poco a poco hacia una nueva compra.

Finalmente y como toda estrategia, es importante que consideres si el Social Shopping realmente encaja con los objetivos de tu negocio, pues éstos deben ser muy claros, con tiempo y métricas definidas para poder evaluar los resultados y optimizar tu estrategia.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here