panorama comercial México-China

Por Guillermo Pérez
Director de la coalición comercial México-China Corsa Corp

El comercio entre México y China representa para nosotros el 25 por ciento del 20 por ciento restante de los que no comerciamos con Estados Unidos, de acuerdo con información actual de nuestra balanza comercial. Para las posibilidades de importación y exportación tanto de una nación como la otra, nuestro intercambio de bienes y servicios es muy pobre. Sin embargo hoy nos vemos como potenciales socios comerciales, nos reconocemos como una de las naciones históricamente relacionadas con el comercio y con una disposición natural para hacerlo por razones culturales, geográficas y hasta demográficas y, aunque aún no llegamos a consolidar ese nivel de sociedad comercial, sin duda, esta promisoria alianza es una de las más grandes esperanzas económicas del país y del mundo.

China es la potencia número uno a nivel comercial, es el país más poblado del mundo con 1 billón 400 millones de personas, es el país con la lengua más hablada en el planeta, es un país multidiverso cultural y demográficamente hablando y es el centro de producción de bienes y servicios del mundo entero, entre muchas otras cualidades.

México, por su parte, es uno de los ocho países más visitados del mundo, teniendo como punto rector de la economía el turismo, es uno de los cinco países más ricos en diversidad natural entre especies animales y vegetales, salida marítima por ambos lados de nuestros litorales, Atlántico y Pacífico, y es la potencia comercial número uno de América Latina, disputando este puesto durante la última década con Brasil y ahora Chile.

El COVID-19 ha sido un balde de agua fría para nuestra realidad económica, pero es también la oportunidad perfecta y no pedida para sentar las bases formales de un intercambio comercial y de negocios entre México y China. Este postulado ha sido nuestra bandera bajo la necesidad de crear una nueva forma de hacer negocios con el gigante asiático, una donde la formalidad sea el gen predominante en las transacciones, en el que la seguridad jurídica sea un lenguaje en común y, por supuesto, donde las garantías financieras y tener proveedores certificados estén siempre presentes en todas nuestras negociaciones.

El año pasado, el 28 de octubre de 2019, después de varios meses de negociación, se consiguió la primera firma de alianza, representación e impulso comercial entre entidades privadas (Corsa Corp y la Cámara de Comercio de Jiangsu en México) para vencer la problemática comercial actual entre ambos países y detonar de una vez por todas el potencial de negocios que existe.

Después de esta pandemia habrá cambiado la dinámica de hacer negocios en el mundo y, por supuesto, la relación comercial entre México y China no será la excepción. Solamente sobrevivirán aquellas relaciones que durante el tiempo se han logrado consolidar a través de la confianza, pero todas aquellas que han surgido de la informalidad están destinadas a fracasar. Un claro ejemplo de esto son todas las negociaciones que se quedaron varadas sin garantía alguna para cumplirse por culpa de esta pandemia, habiéndose perdido miles de millones de dólares y generando animadversión a seguir comerciando con China. De ahí que el COVID-19 nos da la razón al postulado que defendimos desde el año pasado y que en Corsa Corp nos comprometimos a cambiar, nunca más un comercio sin garantías e informal.

Ambas naciones son las que ofrecen mayores expectativas a nivel mundial, China por consolidarse como la potencia comercial número uno y México por ser el país con el comercio más activo y diversificado del planeta, perfilándose como el país que tendrá negociaciones preponderantes con los dos grandes líderes en la materia, China y Estados Unidos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here