Michael Convey

Por Michael Convey
Socio director creativo de Convey Publicidad

Hace un mes, tuve una interesante plática con un alto directivo de una de las agencias más importantes en México. Hablábamos sobre el futuro de la publicidad ante la crisis que estamos viviendo. Su visión inmediata era la “automatización”, me decía que hoy con cuatro o seis diseñadores eran capaces de sacar más de ochocientos materiales a la semana, que ahora sólo tenían que meter cabeza, cuerpo de texto, cierre y con un “enter” se hacían todos los materiales.

Estaban haciendo inversiones en inteligencia artificial para que el mismo sistema fuera capaz de generar textos de acuerdo con las necesidades de cada persona.

El servicio al cliente en plataformas digitales ha sido sustituido por los chatbots, los cuales cada vez son más eficientes.

Hoy vi una página que te ofrece logotipos gratis al instante: pones el nombre de la empresa, contestas un par de preguntas, vas seleccionando estilos y en menos de diez minutos tienes un logotipo, probablemente lejos de ser maravilloso, pero el resultado es mucho mejor que cualquier diseño hecho por un ingeniero en Power Point.

En la agencia tenemos un sistema capaz de detectar cualquier señal telefónica en espacios de treinta metros de diámetro, lo que permite definir con exactitud el número de personas que pasaron frente a un stand/anaquel/exhibidor, cuánto tiempo permanecieron en el lugar, cuántas veces regresaron, etcétera. Esto suple a cualquier individuo encargado de dar información, además con la certeza que ofrece el mundo digital.

Los resultados de todos estos avances se verán en el futuro inmediato. ¿Qué viene en el futuro lejano? Sin duda, un cambio radical en la forma de comunicar. Los publicistas tendremos que entender el medio y, con base en ese entendimiento, generar nuevas formas de relación entre marca y consumidor.

¿Debemos tener miedo? Mucho, sobre todo si seguimos pensando en hacer anuncios de TV, prints y radios. Los que dicen que hacen BTL en retail también deberán cambiar su forma de trabajar, basta recordar que Toys ”R” Us y Sears se fueron a la quiebra por no poder competir contra la venta en línea. Las agencias digitales no deberían pensar que están a salvo, las tendencias están cambiando, la intrusión de los anuncios cada vez es más insoportable.

¿Hacia dónde vamos? Hacia crecer junto con los medios, a enterrar el ego, a preocuparnos por los contenidos, a ser realmente creativos y entender que somos un pequeño eslabón de la mercadotecnia, sólo así las agencias seguirán existiendo.

Cualquier duda, comentario o reflexión con gusto los leemos en TW @conveymx y en IG y FB Convey Publicidad.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here