avances métodos anticonceptivos

Ciudad de México.- TEVA México realizó su primer taller informativo llamado “Innovación: Métodos anticonceptivos en México” con el fin de promover la salud sexual y reproductiva de las mujeres en el país.

La actividad contó con la participación de María del Carmen García Luna, directora médica de TEVA, y Alejandro Rosas Balán, médico especialista en la Clínica Perinatal y Pediátrica de Alto Riesgo (CEPPAR), quienes presentaron hallazgos sobre la incidencia de embarazos en adolescentes en México, así como los avances que hay en métodos anticonceptivos.

Un estudio de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) de 2014 señala que de las 3 millones 234 mil 860 adolescentes de 15 a 17 años, el 98 por ciento declaró conocer algún método anticonceptivo. Sin embargo, el 50.8 por ciento confesó no usar ningún método porque no lo planea o no cree quedar embarazada.

Esta idea extendida entre los jóvenes es opuesta a los hechos: la tasa de fecundidad entre adolescentes se ha mantenido en niveles altos, pues ocurren 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años. Además, quienes forman parte de esta estadística afrontan el riesgo de sumarse al rezago social y educativo.

El doctor Alejandro Rosas Balán expuso que «la población de adolescentes que recurren a algún método anticonceptivo utilizan el condón y las píldoras anticonceptivas; sin embargo, no se usan de manera constante o correcta y, por lo tanto, son menos eficaces. Los dispositivos intrauterinos (DIU), los implantes y las píldoras hormonales que se conocen como anticonceptivos de régimen extendido son los tipos de anticonceptivos más eficaces en adolescentes».

Añadió que, en ese sentido, el anticonceptivo hormonal oral combinado de régimen extendido ha resultado favorable en pacientes en edad fértil entre 15 y 49 años, pues proporciona comodidad al sólo contar con cuatro periodos menstruales cortos y ligeros al año. Así, la mujer estará despreocupada y protegida ante un posible embarazo no deseado.

México enfrenta una alta incidencia de embarazos en adolescentes a pesar de la información que se tiene de las medidas para prevenirlo.

Indicó que para elegir el anticonceptivo que más les favorece, es indispensable que los adolescentes reciban una consejería adecuada en el hogar, escuelas y centros de salud, de modo que los médicos tienen la misión de brindar a cualquier joven información clara y precisa sobre la eficacia, indicaciones, contraindicaciones y precauciones, forma de administración, lineamientos generales para prescripción, duración de la protección anticonceptiva, seguridad, efectos adversos y conducta a seguir, seguimiento, evaluación y reforzamiento, e información sobre el costo de los diferentes métodos anticonceptivos a fin de asegurar el uso correcto y satisfactorio del método seleccionado.

«Si bien existen diferentes tipos de anticonceptivos, ya sea orales, dérmicos, subdérmicos, intramusculares, subcutáneos y vaginales, la principal intervención primaria es la educación, información y apoyo, y nosotros los médicos debemos estar conscientes de que el embarazo en adolescentes ya es un problema de salud en México. Nuestro deber es apoyar a los adolescentes a decidir el método anticonceptivo adecuado para cada paciente», sostuvo.

Finalmente, resaltó la gran necesidad que enfrenta el país para seguir reforzando el conocimiento entre las mujeres mexicanas sobre el uso de métodos anticonceptivos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here