emprendedores Camellos y Cebras

Ciudad de México.- Aunque el COVID-19 ha afectado a gran parte de la industria mundial, también ha generado una gran oportunidad de mercado para startups que aprovechan la ola de adopción tecnológica acelerada para revolucionar el mundo.

Hoy en día, muchos inversores se proclaman a sí mismos como cazadores de “unicornios”. No están acechando animales míticos, sino buscando empresas que alcancen valoraciones superiores a los mil millones de dólares para invertir. Si bien en Latinoamérica han aparecido múltiples experiencias de éxito, el boom de las súper startups también ha dado pie a otro tipo de emprendimientos.

Según cifras de CB Insights, son 26 las startups latinoamericanas que han alcanzado el sueño de muchos emprendedores: ser clasificadas como unicornios. Actualmente, hay más de 654 unicornios con una valuación acumulada de 2,147 billones de dólares a lo largo del mundo. Entre ellos podemos encontrar referentes latinoamericanos como MercadoLibre, Nubank, Rappi y Despegar.com, pero éstos continúan siendo una minoría en el potente zoológico de las startups, donde Estados Unidos y China representan el 73% del total.

Pablo Yáñez, vicepresidente de producto de datos en Lumen Latam, cree que el hecho de que un fundador haya convencido a los inversores de invertir no significa que pueda gestionar un buen negocio. De ahí el impulso de nuevos proyectos más equilibrados y de largo plazo, es decir, el impulso a la aparición de nuevas empresas “camellos” o “cebras”.

¿Qué características tienen las empresas Camellos y Cebras?

Las startups camello se definen como nuevas empresas o bestias robustas que son capaces de sobrevivir a las sequías (financieras en este caso). Son empresas emergentes reales y resilientes que pueden sobrevivir a la falta de inversión y a estar sin sustento durante meses y gestionan muy bien los recursos. Un ejemplo es Bx Blue startup, nacida en Brasil, que permite comparar bancos y obtener un préstamo en menos tiempo.

Por otro lado, las cebras no sólo buscan crecer y generar beneficios a sus accionistas, sino que además quieren resolver problemas reales y profundos y reparar sistemas sociales existentes. Un ejemplo es Protera, una startup chilena que está desarrollando, a través de inteligencia artificial, productos basados en proteínas naturales que extienden la vida útil de la comida sin conservantes químicos y reemplazan aceites de palma o grasas saturadas con aceites más saludables basados en vegetales.

La esperanza de vida de una empresa es de 1 a 3 años, según un estudio realizado por el Failure Institute. Esto se debe principalmente a factores de planeación estratégica en un 25% y de finanzas en un 39% dentro de las startups que no han podido cruzar el famoso “valle de la muerte”. De hecho, 1 de cada 10 emprendimientos no sale de ese famoso valle. Entonces, considerar a Camellos y Cebras hoy más que nunca cobra sentido.

Si bien es cierto que la creación de empresas representa una parte fundamental para el desarrollo de la economía de un país, no necesariamente un país con altos índices de emprendimiento refleja prosperidad. “Por ello, vemos que iniciativas como Camellos y Cebras, sumado a la fuerte influencia y manejo de tecnología de dichas empresas, van en el camino correcto a la hora de crear condiciones prósperas para nuestra región”, precisó el directivo.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here