Por Arleth Leal Metlich
Directora asociada de Red Ring
Twitter: @Arleth_Metlich

Para todos es muy importante tener un crecimiento profesional, obtener un mejor empleo, ganar un mejor sueldo; sin embargo, no siempre estamos atentos sobre las actitudes que tomamos diariamente y que, por el contrario, perjudican nuestra relación profesional hasta llevarla a un despido.

Nuestra actitud hacia el trabajo es fundamental para garantizar una larga estancia en la empresa, pues mejora la motivación y el desempeño laboral. Debemos ser conscientes que nuestras acciones contribuyen directamente al éxito de una organización.

Hay innumerables gestos y hábitos que realizamos todos los días -de los cuales la mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta- que son dañinos y perjudiciales. Revisa con detenimiento las siguientes actitudes y evítalas al máximo:

1) Los chismes. Es probablemente el hábito más peligroso y aunque de inicio no será una causal inmediata para un despido, el cúmulo de los mismos y el hacerlo progresivamente si puede llegar a serlo. Además, hay chismes graves que involucran a personas “claves” de la empresa que pueden perjudicar directamente la relación laboral. Los chismes generan una sensación de desconfianza y un negativo ambiente laboral.

2) La deshonestidad. Trabajar con gente deshonesta afecta gravemente el funcionamiento de cualquier empresa. Un empleado deshonesto jamás te hará saber cuando cometió un error y más si es grave; incluso, puede llegar a culpar a sus compañeros. Falsificar información, mentir sobre el cumplimiento de las responsabilidades, hacer mal uso de los recursos de la empresa o robar es causa de baja de personal en cualquier empresa.

3) Ser negativo. Una persona negativa en la empresa es muy costoso, ya que siempre encontrará la dificultad en todo y para todo. Este tipo de colaboradores constantemente se queja y menciona el famoso “No se puede”. La gente negativa es rechazada en todos los sentidos y se considera como una “enfermedad” dentro de las organizaciones, ya que afecta directamente el desempeño personal y grupal, el ambiente de trabajo y la motivación.

4) Usar frecuentemente las redes sociales. Se pierden infinidad de horas de trabajo y concentración por el uso de redes sociales. Por ello, algunas empresas han realizado políticas para limitar su uso entre sus empleados y otras han llegado a bloquear totalmente estas plataformas debido al uso excesivo de las mismas.

5) Impuntualidad y ausentismo. Los colaboradores que constantemente llegan tarde o faltan por cualquier excusa llegan rápidamente al límite de un despido. Llegar a tiempo y todos los días es una regla, una formalidad y una forma de respeto para la empresa.

Evita estas actitudes y asegura tu lugar en cualquier empresa. Sé responsable, cumple con los objetivos de trabajo y destaca por tu desempeño.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here