Juan Carlos Lozano

Por Juan Carlos Lozano
Director General de Creatividad
Twitter: @jlozano_creati

En el mundo digital del que todos formamos parte han surgido personalidades llamadas influencers y microinfluencers, principalmente, en las redes sociales.

Se trata de personas que generan credibilidad respecto a un tema en específico: belleza, salud, tecnología, destinos, etcétera. Funcionan como un referente para diversos usuarios y han logrado romper la barrera entre las diversas marcas y sus consumidores, razón por la cual, de unos años para acá, muchas empresas los consideran como pieza clave en sus estrategias de marketing; ven en los influencers a aliados de gran valor.

Al respecto, existen un sinfín de opiniones a favor y en contra. Hay quienes siguen siendo fieles creyentes del alcance y beneficios que el apoyo de un influencer puede tener para las marcas y hay otros que no lo descartan aunque prefieren recurrir a los microinfluencers, que poseen entre 5 mil y 100 mil seguidores y se distinguen por tener una mayor interacción con su audiencia.

Lo más relevante es la credibilidad que sus palabras y posteos generan en los demás. De acuerdo con el estudio Global Trust in Advertising de Nielsen, la forma más creíble de publicidad proviene de otras personas, por lo que los influenciadores resultan ser una excelente herramienta.

Los microinfluencers, en comparación con los influencers, son más accesibles para cualquier tipo y tamaño de empresa, ya que los costos que manejan son menores. Otra razón por la que las marcas están dejando atrás a los influencers por recurrir a los microinfluencers es que, a pesar de que los seguidores de los influencers normalmente superan por mucho al de los microinfluencers, la audiencia de estos últimos está muy bien segmentada, es de nicho y fiel.

Estos seguidores son personas que realmente consideran relevantes los pensamientos y acciones de la persona que está detrás de los posteos, le creen y confían en sus gustos y juicios sobre los productos que prueba o utiliza, lo que resulta relevante para las marcas porque puede hacer la diferencia en la decisión de compra.

Por qué usar influencers

Mucha de la incertidumbre sobre el verdadero impacto de los influencers surgió a partir de que la compra de seguidores se hizo pública, por lo que ese rubro ya no es un referente objetivo para medir el verdadero impacto que una persona puede llegar a generar en los demás. Sin embargo, de acuerdo con la consultora Brandwatch, el 72 por ciento de los usuarios de redes sociales sigue a influencers y un 38 por ciento los considera “creíbles”.

La audiencia digital es muy receptiva y para las marcas comunicarse y transmitir ideas a través de los influencers y microinfluencers ha resultado una estrategia viable que al parecer llegó para quedarse. En la industria de reuniones algunas marcas tienen como aliados a influencers y microinfluencers , de quienes se apoyan para generar una mayor convocatoria a los eventos que llevan a cabo.

Influencers como estrategia de marketing

La respuesta de las personas cuando saben que en el evento habrá ponentes que ofrecen contenido de valor o personalidades que llaman la atención de la audiencia hace que el interés sea mayor, logrando eventos con mayor número de asistentes. Otra de las ventajas es el ruido y la interacción en redes sociales que se logra cuando un influencer o microinfluencer se refiere a un evento.

No podría decir que los microinfluencers son mejores o viceversa, es responsabilidad de cada marca y agencia hacer una minuciosa evaluación de los beneficios que cada personalidad puede aportar y, con base en ello y en el análisis de la audiencia, tendrá que tomar la mejor decisión.

Recurrir a las nuevas alternativas hará que tu marca y tus eventos sean más llamativos e innovadores. Explora, investiga y atrévete a influenciar.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here