Óscar Ibarra Cómplices

Por Óscar Ibarra
Director General de COM Comunicación Integral
Twitter: @COMplicesCOM

Desde hace unas semanas, he visto indicadores de crecimiento positivos en diferentes escenarios. La confianza del consumidor crece, así como las ventas al detalle y según INEGI, las ventas de las cadenas comerciales mantienen un incremento de 1.2 por ciento mensual para alcanzar una tasa anual de 8.9 por ciento (gráfica de Mural de Guadalajara y datos de Actinver).

Entonces, ¿no estamos en crisis? La devaluación, la ola de asesinatos, la corrupción galopante y los continuos ataques entre políticos acusándose de lo mismo unos a otros no parecen hacer mella en el ánimo de la población al consumir. ¿Será indiferencia, costumbre, necesidad o hambre?

Probablemente, la respuesta está en una investigación realizada por las empresas de investigación Lexia y Gaussc y que se publicó en la revista Nexos hace unos años, que revela que se ha dado una ruptura severa entre la gente de a pie y las élites financieras y políticas, de tal manera que la población ha decidido (quizá obligada por la desesperanza) de vivir al margen de lo que aquellas hagan.

No es extraño entonces que en un país en el que la mayor parte de las noticias y los hechos cotidianos sean profundamente negativos, las personas sigan adelante con sus vidas confiando en su capacidad personal antes que en cualquier otra cosa y con la esperanza puesta en su esfuerzo y en la solidaridad de sus iguales.

Pero, sin profundizar más en el tema, las cifras parecen confirmar esta conclusión que para algunos podría ser atemorizante mientras que para otros, los que tienen la capacidad de ver la oportunidad en la crisis, puede ser un hallazgo tremendamente relevante. Si nos quedamos con la conclusión de que los mexicanos hemos decidido seguir adelante al margen de políticos, narcos y ahora xenofóbicos (Trump), podemos encontrar oportunidades muy interesantes.

Como todo, la cifra de 1.2 por ciento mensual es un dato global que necesariamente nos dice que algunas empresas crecen más que otras, seguramente las que mejor entienden a sus consumidores y se los hacen saber a través de su comunicación.

En el caso de la agencia de construcción de marcas que dirijo, durante las últimas dos semanas hemos firmado cuatro nuevos negocios con personas que le están apostando a construir marcas a pesar de todo. Ellos sí están viendo la oportunidad que representa este panorama de crecimiento en medio de toda la adversidad.

Seguramente las empresas dirigidas por personas que entienden esta situación tendrán la oportunidad de crecer por arriba de sus competidores, pero sobre todo estarán colocando cimientos y fundamentos que les permitirán vender más hoy, facilitar las ventas de mañana, construir valor para sus marcas y convertirlo en valor financiero para el negocio.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here