marcas que hicieron rebranding

Puebla, Pue.- Las empresas e instituciones, sin importar su giro o tamaño, necesitan gestionar su marca de manera correcta y, en algún punto de su trayectoria, evolucionarla. Esto atiende a que el mercado no consume, propiamente, el mejor producto o servicio, sino el que parece el mejor; y en este sentido, la comunicación visual juega un papel esencial al ser la que determina el factor de diferenciación entre una marca y otra, para que transmita adecuada y eficientemente sus fortalezas o virtudes.

“Más allá de recibir nombres, productos o servicios, percibimos historias que inspiran y nos emocionan. La construcción de conexiones emocionales y lazos fuertes es la mejor manera de garantizar que una marca maximice sus oportunidades y aumente su relevancia, rentabilidad e ingresos”, explicó Juan Carlos García, director general del despacho Diseño Dos Asociados.

Independientemente de las expectativas que se tengan sobre marcas, productos y servicios, las condiciones actuales han transformado completamente los hábitos de consumo, por lo que no adaptarse a este nuevo esquema las pone en riesgo, sobre todo en estos momentos de contingencia sanitaria que han cambiado las reglas del juego.

La evolución o rebranding de una marca representa la oportunidad de reavivar, renovar, dinamizar y, en definitiva, comenzar nuevas etapas de crecimiento y expansión, así como de garantizar la duración y visibilidad de una marca, producto o servicio en un mercado en constante movimiento.

El proceso es mucho más profundo que cambiar sólo un logotipo o un color. Se requiere conocer la personalidad de la marca, cómo quiere ser percibida y hasta dónde quiere ser considerada.

Diseño Dos Asociados, experto en la construcción y comunicación de marcas mediante la creación de estrategias de branding y persuasión visual, analiza minuciosamente las necesidades de cada proyecto en función del mercado, con el fin de resolverlas de manera creativa bajo un esquema multidisciplinario.

“Estamos convencidos de que una marca no sólo debe ser del agrado de algunos, sino que debe conectar con el mercado potencial de cada compañía para funcionar y vender. A lo largo de más de veinte años, hemos logrado esa conexión entre empresas nacionales y extranjeras -sin importar su tamaño o sector- y sus mercados, consolidando una excelente reputación”, puntualizó el directivo.

Marcas que apostaron por el rebranding

Un caso de éxito es Linfolab, empresa que, al evolucionar, no sólo cambió su imagen, sino también abrió sucursales en lugares donde jamás pensó posicionarse, llegando a niveles socioeconómicos más altos. Tal fue su aceptación que conforme cada sucursal iba adoptando la nueva identidad visual, sus ventas repuntaron.

Otro ejemplo es Toscalia, antes Italia Mia, un restaurante que decidió cambiar su nombre e identidad visual y ahora tiene un gran reconocimiento en Puebla. Gracias a un análisis profundo, la empresa –a punto de desaparecer– retomó el vuelo y en tan sólo seis meses logró posicionar la nueva marca en el mercado, permaneciendo en el gusto de sus comensales y atrayendo nuevos.

Por su parte, Winky Coffee, pasó de ser “la Cafe de la uni” a un negocio muy redituable que, además de ampliar su cartera de clientes, abrió franquicias en diferentes colonias de Puebla donde no sólo universitarios pasan buenos momentos, sino también cualquier otro vecino de la zona.

Las historias anteriores son algunos ejemplos de lo importante que es “renovarse o morir” y de que el cambio siempre conlleva resultados positivos, pues este rebranding derivó tanto en una gran aceptación visual como en nuevas oportunidades de negocio que las marcas nunca imaginaron.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here