Por Fabien Chemlel
Director comercial de Red Ring

Mucho se ha escuchado de los cambios que han sufrido los modelos de trabajo tradicionales y su orientación a la flexibilidad de acuerdo con los nuevos estilos de vida de los colaboradores y aunque aún falta un largo camino que recorrer, muchas empresas han visto reflejadas las ventajas de implementar estos nuevos modelos de trabajo.

La mayoría de las empresas deben contar con una buena infraestructura para mantener a los colaboradores en condiciones de trabajo que favorezcan la productividad y el buen clima laboral. Sin embargo, conforme se da el crecimiento de la compañía, crece también dicha infraestructura y, por lo tanto, los costos para sostenerla.

Hace algunos años empezaron a surgir nuevas formas de trabajo las cuales buscaban reducir los costos operativos de las empresas, así como apoyar la vida familiar y personal de los colaboradores. Las formas tradicionales propician que los empleados tengan muy poco tiempo para desarrollar actividades que completen y satisfagan su vida personal, es por eso que los esquemas de trabajo orientados a resultados han cobrado fuerza en la mayoría de las compañías, las cuales apuestan por modelos productivos y equilibrados en los cuales los empleados deciden y organizan sus agendas de modo que sus resultados sean exitosos en todos los ámbitos de su vida.

Los modelos tipo home office y/o workflex son útiles en la mayoría de los puestos y empresas, ya que éstos se apoyan en los grandes avances tecnológicos que permiten atender vía web técnicamente cualquier asunto. Establecer estos modelos aumenta la productividad y el compromiso de los colaboradores hacia la empresa; además, son ideales para no perder talento calificado.

Un ejemplo de esto son las ejecutivas que se convierten en madres, de las cuales algunas deciden no regresar a su empleo y la empresa pierde colaboradores altamente calificados. O también están aquellos colaboradores que están terminando sus estudios o que dedican tiempo a alguna especialidad, quienes pueden desarrollar horarios mixtos que les permitan desarrollar de forma impecable ambas actividades.

Implementar workflex no significa que los empleados desaparezcan de la oficina o que seleccionen a gusto sus horarios y atiendan sus responsabilidades cuando deseen, significa establecer un plan detallado de tiempos y responsabilidades a desarrollar en donde el jefe directo y el colaborador estén de acuerdo. Las formas de workflex pueden ser:

• Medio día en oficina y el resto en casa.

• Alternar días completos entre oficina y casa.

• Dedicar días completos a actividades en campo y otros más en oficina.

• Alargar las horas de comida y extender los horarios de salida.

Home office 100 por ciento.

Para que los empresarios puedan ver los resultados de los modelos de trabajo flexibles, deben informar a sus colaboradores con gran claridad cuáles son los objetivos, indicadores y resultados que esperan de ellos. Si no realizamos con detalle esta actividad, difícilmente podremos alcanzar modelos eficientes.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here