digitalización empresa

Por Verónica Valencia
Periodista especializada en TI y consultora para Pymes
Twitter: @vaescomunica

Debido a la pandemia provocada por el COVID-19, hace poco más de una semana en México se declaró la entrada de la Fase 3, lo que, entre otras cosas, implica seguir haciendo Home Office, actividad que las empresas han podido comprobar que se trata de un esquema laboral bastante funcional.

Sin embargo, aunque los negocios saben que la transformación digital es necesaria dentro de su estructura organizacional, se resisten al cambio. Para muchas, la principal barrera es el impacto económico, pues hay que invertir, y también está la cultura organizacional.

La falta de conocimiento a los entornos digitales es también una limitante. Si es una empresa pequeña, es muy probable que surjan dudas como ¿los empleados utilizarán dicha tecnología? o ¿tengo que contratar a un especialista para que nos enseñe a todos?

En mi experiencia como periodista especializada en TI, la transformación digital de las empresas se centra en dos aspectos principales: los procesos internos y los procesos externos.

En una empresa la estrategia comercial digital implica contar con un CRM ( Customer Relationship Management), un ERP (Sistemas de Planificación de Recursos Empresariales), así como todo tipo de herramientas que permitan tener un mayor control de las tareas que se hacen dentro de la organización y, por supuesto, que están alineadas con los objetivos del negocio, a la producción y a las operaciones.

La cultura laboral es todo un reto al momento de implementar cualquier tecnología, pues por naturaleza los seres humanos enfrentamos la resistencia al cambio. Hay empleados que se resisten más que otros y convencerlos de que van a dejar de realizar tareas menos productivas para poder centrarse en las de mayor valor no siempre es fácil.

Algunos de ellos sienten que se les está sustituyendo en los procesos administrativos y que muy pronto su puesto desaparecerá. El líder de la transformación tecnológica deberá entusiasmarlos en el uso de la tecnología y hacerles ver el valor que ésta les dará a sus actividades como, por ejemplo, conseguir más clientes.

La transformación digital implica “la reestructuración” de un negocio para que utilice la tecnología de forma eficaz, mejore sus procesos, amplíe sus posibilidades y, por supuesto, venda más.

Sin duda, uno de los beneficios que está trayendo consigo la pandemia es la rápida adopción del e-commerce en México. Según expertos en el área, en el país la curva de adopción de compras en línea se está acelerando, pues en las últimas semanas ha alcanzando una tasa de crecimiento que se esperaban hasta dentro de dos años, es decir, muchas personas todavía no iban a empezar a comprar en línea o a utilizar la banca electrónica, pero por la contingencia se están viendo orilladas a hacerlo.

Los segmentos que más están presentando un crecimiento de demanda de hasta un 300%, son despensas, farmacias, artículos higiene personal, limpieza, alimentos para mascotas, productos digitales (como música, películas y videojuegos) y servicios de comida.

De acuerdo con un artículo de Forbes, si se considera la tasa constante de aceptación y fidelización donde el 91 por ciento de las personas que hacen su primera compra en línea repiten la segunda en menos de tres meses, el crecimiento seguirá constante.

Estos datos nos demuestran la importancia de una transformación digital dentro de las organizaciones.

Sobre los mitos de la transformación digital hablaremos en otra ocasión. Hasta entonces…

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here