Ferenz Feher franquicias

Por Ferenz Feher
CEO de Feher Consulting

La economía poco a poco volverá a la normalidad, pero.. ¿Cómo se puede ser normal después de una pandemia? El pintor Vincent Van Gogh decía al respecto: “La normalidad es un camino pavimentado: es cómodo para caminar, pero no crecen las flores en él”.

Gideon Lichfield, editor de la revista MIT Technology Review, lo dijo desde marzo: “El distanciamiento social llegó para quedarse por mucho más que unas semanas. De una o de otra manera, cambiará nuestra forma de vida para siempre”. Concuerdo con él, ya que se ha visto cómo las empresas y los negocios han tenido que cambiar radicalmente sus operaciones. Así que debemos estar listos cuando las actividades relativamente sean “normalizadas” porque tras esta economía confinada ya nada será lo mismo: ni cómo hacíamos ejercicio, ni cómo socializábamos, ni cómo cuidábamos a nuestra familia.

Todos estamos tomando conciencia de una u otra manera. Aquí comparto algunos ejemplos de los cambios que he notado en mi propia experiencia como empresario y consultor de negocios:

1) En la escuela: Las clases virtuales y los grupos de chats nos enseñan que, pese a todo, debe estar presente la educación. Nuestros hijos recordarán esta etapa con una frase que al menos todos los papás dijimos alguna vez: “No son vacaciones” y la eterna pregunta: “¿Ya mandaste tus tareas?”.

2) En el trabajo: Las circunstancias reflejaron dos panoramas diferentes en México: aquél en el que los trabajadores “formales” podían quedarse en casa, haciendo labores normales de oficina, entregando puntualmente proyectos y manteniendo comunicación constante en el día a día; y el otro donde los trabajadores de oficios no podían darse ese lujo porque, de lo contrario, no podrían comer al día siguiente. Esa es la realidad que, personalmente, más dolió.

3) En nuestro comportamiento como consumidores: La necesidad movió negocios a la digitalización antes de que ellos se dieran cuenta. Nuevas formas de hacer negocios, vía Zoom o Skype, modificarán el concepto de los viajes de negocios. De la misma manera, cambiará el turismo de trabajo, las convenciones, los vuelos, las reservaciones, los nuevos canales de distribución, etcétera.

4) En el ámbito social: Estamos en una situación que nos puede traer ventajas o desventajas, dependiendo de la dinámica familiar que manejamos. O podemos estar encantados por el tiempo que pasamos juntos o nos desquiciamos por el confinamiento que significa estar con nuestra familia. El Doctor en Filosofía Héctor Zagal, acertadamente, comenta sobre esto: “El encierro en casa nos coloca frente a frente con una persona a la que conocemos poco: nosotros mismos”.

5) En el sector salud: Los gadgets para conocer la temperatura de las personas, las apps que brindan seguimiento oportuno a personas enfermas, los registros médicos en línea, la inmediatez en la entrega de reportes diarios sobre el avance de la enfermedad e incluso en la estadística.

Todos cambiamos con esta pandemia. Para bien. Sólo basta ver videos de personas que ayudan a sus prójimos con canciones, celebraciones de cumpleaños vía WhatsApp, con notas de humor en el día a día, sin ofensas, con visitas virtuales de médicos de la risa a enfermos… Todo está cambiando y si nos ponemos creativos, todos saldremos ganando experiencias buenas o malas.

Nada volverá a ser como antes por ciertas tendencias que se han dado en este  confinamiento. La economía nuevamente está cambiando y lo mejor (o peor) es que este cambio lo hicimos sin querer… imaginemos de lo que seremos capaces si en verdad queremos cambiar el mundo.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here