Mauricio Navarro

Por Mauricio Navarro
Director general de Pogen
Twitter: @mnavarrogarza

Desde hace muchos años se mantiene la teoría de que los consumidores cambiarán radicalmente su forma de comprar, pero al día de hoy ese cambio no ha sido tan
drástico como se pronosticaba y las expectativas para los espacios físicos se están
adaptando.

Es una realidad que la tecnología, específicamente con el e-commerce, ha traído grandes cambios en los hábitos de consumo. El principal es la posibilidad de comprar cualquier producto en cuestión de segundos y sin la necesidad de trasladarte. Esto ha traído grandes oportunidades en la industria, ha creado nuevos reyes (como Amazon o Alibaba), pero también ha dado oportunidad a una tendencia que al momento parece más real que la teoría de desaparecer las tiendas físicas.

Las oportunidades omnicanal son al día de hoy la tendencia que se convirtió en realidad, ofreciendo ambos mundos (online y offline) con el enfoque del consumidor como su eje principal.

Las nuevas generaciones buscan experiencias, pero esas experiencias que buscan tienen que llenar la mayor cantidad de sus sentidos. Esto lo han entendido las empresas y muchas ya están sumándose a la estrategia de mantener al consumidor como eje principal y rodear su experiencia con múltiples puntos de contacto con el objetivo de hacerlo un cliente leal a la marca, sin importar el canal de compra.

Grandes jugadores del mundo online llevan años experimentando con PopUp Stores (espacios temporales para vender sus productos), así como empresas tradicionales experimentan con tecnologías digitales.

Walmart compra Jet.com y Amazon compra WholeFoods, los dos con intenciones de seguir integrando soluciones para sus propios consumidores y poder dar un nivel de atención en todos sus canales.

Un caso de estudio particular ha sido Target, una empresa que ha implementado tecnología para conocer mejor a sus consumidores, con el objetivo de ofrecerles un mejor servicio, y ésta ha redituado en crecimientos en ingresos y visitas a sus tiendas.

Estas tendencias también las vemos en México, principalmente de jugadores que nacieron como una opción exclusiva del e-commerce pero que, después de experimentar con estrategias de PopUp Stores, han decidido incursionar de forma completa en el retail tradicional con tiendas propias, donde pueden crear experiencias únicas para sus usuarios, aprovechando todos los sentidos de las visitas. Marcas como GAIA Design, Ben and Frank y Luuna son claros ejemplos de estas transiciones de tiendas especializadas en un canal (online vs offline) que están experimentando con el consumidor como su eje principal.

Igualmente, empresas mexicanas enfocadas en tiendas físicas están buscando integrar soluciones digitales que les permitan crecer y entender mejor a sus consumidores.

Recientemente, se anunció la compra de Privalia México por Grupo Axo, empresa que se ha enfocado principalmente en su crecimiento físico con marcas premium y que ahora busca integrar una plataforma digital a su portafolio.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here