desafíos de las nuevas tecnologías

Por Abelardo Lara
Country manager de Veeam México

Diversas innovaciones atraen los reflectores en cuanto surgen. Todos hemos escuchado sobre nuevas tecnologías que “han llegado para revolucionar a los mercados” o que son “pioneras” o “disruptivas”. Y parece que es cada vez más común que, al elevarse las promesas a su alrededor, se acaba por llevar a tales novedades hacia un escepticismo general aunque se trate de piezas vitales en la economía digital actual. ¿Cuáles podrían ser las causas de esta situación?

Pudiera ser que la ejecución se está haciendo de forma equivocada al no haber habilidades para el diseño de soluciones y la identificación de problemas. Un ejemplo es la transformación digital: según el Reporte de Protección de Datos Veeam 2021, el 87% de las empresas que la están implementando han enfrentado trabas en el proceso y la falta de habilidades del staff de TI es la tercera a nivel global y la primera en Latinoamérica (con 49% y 55% de las respuestas, respectivamente).

Algunas tecnologías simplemente se adelantaron a su tiempo, como pasó con los dispositivos de pantalla táctil. Los primeros modelos de tablets personales fracasaron al no poder conectarse a internet de manera inalámbrica o sincronizarse con PCs y otros equipos. Cuando el Wi-Fi y la nube estuvieron lo suficientemente maduros, los smartphones y tablets alcanzaron la cúspide.

También puede ser que una tecnología funcione muy bien pero no resuelva un problema lo suficientemente grande como para justificar una inversión significativa. Por eso, a menudo escuchamos hablar de aplicaciones o casos de uso que nacen para darle significado. Los códigos QR son muy representativos para demostrar que, si bien una nueva tecnología puede no cambiar la manera en que se hacen las cosas de un día para otro, eso no significa que no tendrá un enorme impacto a futuro. En el comienzo, el mundo pensó que esta disruptiva invención tendría múltiples usos, pero se quedó reservada para aplicaciones de emisión de boletos y tarjetas móviles hasta que, recientemente, la pandemia la llevó a un uso mucho mayor ante la necesidad de incrementar el “contactless”, siendo aplicada fundamentalmente por restaurantes.

Es correcto emocionarse ante el potencial de una nueva tecnología, pero como industria es vital aprender a moderarnos para no extrapolar las expectativas sobre qué tan rápido y hasta qué punto dicha novedad generará un cambio radical y duradero en el día a día. Y es que, aún con todo lo anterior resuelto, hay otros desafíos a revisar: cualquier implementación tecnológica requiere inversión, una mejora de habilidades y un cambio cultural, de forma que puede tomar años construir una justificación de negocio que realmente convenza a los responsables del presupuesto dentro de las empresas para que sea considerada en la estrategia a seguir.

Protección de datos, elemental cuando surgen nuevas tecnologías

Además, cuando ya se tiene un caso de negocio claro, también hay requisitos regulatorios, de seguridad cibernética y de protección de datos que deben considerarse. Teniendo presente el valor que las organizaciones modernas dan a sus datos y las consecuencias de no administrarlos y protegerlos correctamente, este punto en particular debería formar parte del ciclo de vida de la tecnología. En 2021, si no se pueden proteger y gestionar con seguridad los datos dentro de una aplicación o servicio de TI, lo mejor es no implementarlo.

En este escenario está el Edge Computing, que presenta algunos retos en cuanto a protección de datos. Ahora que el trabajo remoto crea una mayor sensación de urgencia para las empresas que buscan seguir con su transformación digital, el Edge Computing se ha vuelto más y más relevante y Gartner lo posiciona en la parte alta de la curva, correspondiente al “pico de las expectativas infladas” en su conocido Hype Cycle. Con todo, las áreas de TI empresariales deben considerar que, para gestionar y proteger los datos en entornos Edge, necesitan identificar los datos que requieren, hacer respaldos y protegerlos, y al tratarse de una tecnología nueva son importantes habilidades específicas, no sólo para garantizar el éxito de la iniciativa, sino también para evitar el riesgo para los datos o que los costos se salgan de control.

Otra tecnología que está ahora mismo atravesando por las diferentes fases del ciclo de publicidad a una velocidad vertiginosa son los contenedores, que para muchos son considerados una evolución natural para los entornos virtualizados. Diseñados para dar a los administradores de TI mayor control y flexibilidad sobre sus aplicaciones, los contenedores hace 18 meses estaban en esa etapa en la que las empresas no veían cubiertas sus expectativas de obtener resultados inmediatos, pero hoy que las arquitecturas basadas en microservicios han ganado terreno en el ámbito empresarial, se han vuelto componentes críticos para la modernización de aplicaciones e infraestructura liderada por DevOps, con Kubernetes como la plataforma de orquestación de contenedores dominante.

Gracias a Kubernetes, se están abriendo nuevas posibilidades en materia de la protección de datos en entornos con contenedores, pues al contar con esta capa de orquestación vital ya podemos hablar de una única plataforma para proteger los datos tanto en ambientes físicos, virtuales y de nube como en contenedores.

Tener visión estratégica acerca de dónde se ubican las tecnologías que no se han implementado en la empresa con respecto a los objetivos de negocio particulares es crucial para sostener la propuesta y obtener el “sí” de los dueños del presupuesto. Y no hay que olvidar que su éxito va de la mano de invertir en las habilidades necesarias, una gestión de datos adecuada y capacidades de protección que garanticen su confiabilidad y rentabilidad.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here