Por Hugo Vidal
Twitter: @morfosmedia

Callum Lynch (Michael Fassbender) se ha ocultado toda su vida. Siendo niño, vio a su padre asesinar a sangre fría a su madre para después recibir la orden de que se oculte, que viva en las sombras… Tiempo después, vemos a un Callum adulto a punto de ser ejecutado por asesinar a una persona, está prisionero y las inyecciones letales suceden, pierde la conciencia.

Despierta poco después para descubrir que no está muerto y que una organización multimillonaria llamada Abstergo lo ha salvado sólo para rastrear entre sus genes la memoria escondida de un antepasado de hace más de quinientos años, un miembro de la secta de los asesinos que ocultó de la orden de los templarios el orbe o la manzana del edén creada por entidades divinas en el pasado y que tiene el poder de quitarle al ser humano la capacidad del libre albedrío.

Callum es entonces martirizado por medio del Animus para recordar lo que su antepasado Aguilar vivió en el siglo XV, viajando al pasado y reviviendo la lucha del orden de los asesinos contra Torquemada y los Caballeros Templarios y afectando su cordura en el proceso.

Assassin’s Creed es así el vuelo del libre albedrío de sus realizadores, que una vez que cumplen con respetar la trama del videojuego se liberan para dar múltiples giros en la historia, creando sub-tramas que nunca terminan de cuajar y que vuelven predecible el posible desenlace. Al final, el director Justin Kurzel falla al crear una metáfora rebuscada y grandilocuente del hombre luchando por conservar su libertad y capacidad de decisión.

La acción es lo que más se agradece. Una vez montados en el ritmo de la lucha, el viaje se vuelve divertido; la acción esta muy bien resuelta con el mejor espectáculo de Parkour que se pueda ver actualmente, pero que se cae al tratar de desenredar una trama cada vez más absurda conforme avanza la cinta.

Hay que decir que Fassbender está muy bien en su papel de Callum/Aguilar, así como Marion Cotillard como la Dra. Sophia Rikkin, hija del siempre malo Jeremy Irons, que da cátedra de actuación.

En resumen, la película divierte si vas al cine con la idea de que estás viendo un extracto de un videojuego y olvidas las pretensiones del director y el acento español de Fassbender.

Título: Assassin’s Creed
Duración: 116 min
Director: Justin Kurzel
Elenco: Marion Cotillard, Michael Fassbender, Jeremy Irons, Brendan Gleeson, Michael K. Williams, Charlotte Rampling
País: Estados Unidos, Francia

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here