Por Ricardo Ortega
Ceo de Corporativo Digitos, director de marketing de Grupo Diarqco y funcionario de la Asociación de Negocios de Empresas del Sector Energía, A.C.
Twitter: @enmerka

Los hábitos son aquellos comportamientos que repetimos regularmente, requieren un pequeño o -incluso- ningún raciocinio, y son aprendidos más que innatos. En la vida profesional de todo mercadólogo se aprenden, adquieren y copian hábitos de aquellos lugares donde se ha formado la vida profesional; en nuestro país, la profesión del mercadológo en teoría es reciente y en la práctica va tomando auge dentro de las empresas, lo que provoca que existan varios malos hábitos.

Es por eso que esta vez hablaré sobre hábitos profesionales, enfocándome en aquellos que a mi parecer debemos poner mucha atención. Estoy seguro de que existen más, pero con base en mi experiencia trabajando con mercadólogos de marca de prestigio y de campañas exitosas, éstos son los hábitos que considero que los buenos mercadólogos estamos evitando para lograr éxito en nuestra vida profesional.

1.- Suponer que no es importante saber cómo se elabora, interpreta, representa y ejecuta un Plan de Marketing

¡Es real! Conozco profesionales en mercadotecnia que en teoría saben elaborar un plan de marketing pero no tienen claro cómo interpretarlo, representarlo y ejecutarlo, y ocasionan que su vida profesional pierda esa capacidad de conocimiento avanzado.

Dominar el plan de marketing de una empresa es fundamental, pues permitirá al mercadólogo dirigirlo, integrarse, mantenerlo o continuarlo.

2.- No saber cómo se hace un Brief de Marketing efectivo

El brief es un documento que contiene la información imprescindible de un proyecto publicitario, que además responde como estrategia o acción del conjunto del plan de marketing. Seguro que todos como expertos deberíamos saberlo, pero aún me integro a proyectos donde se carece de un brief y, en consecuencia, de un plan de acción enfocado.

3.- No entender mucho sobre ROI

¿Qué es el ROI? ¿Lo sabes? Pues no basta sólo con saberlo, es fundamental integrarlo a cualquier estrategia, incluyendo a las digitales. Aún conozco compañeros expertos en el uso de las herramientas digitales que desconocen el compromiso del ROI en mercadotecnia.

¿Las redes sociales son para vender? La respuesta en ningún sentido puede sugerir ignorar el ROI y que éste sea parte del plan de marketing, mucho menos del brief de la acción publicitaria.

4.- Pensar solamente en Marketing Digital

Usar herramientas digitales no es hacer mercadotecnia digital. Aplicar la mercadotecnia con herramientas digitales se llama marketing digital.

Una empresa que tiene como objetivos ganar branding, deals o intereses para convertirlos en clientes requiere como primer consejo integrar un plan de marketing. En muchas ocasiones veo y escucho que la primera sugerencia es realizar marketing digital y -lo que es peor- sin tener un plan de comunicación claro.

5.- No saber sobre Contenido de Valor

Crear contenido de valor y saber dirigir a los creativos en cómo se genera contenido de valor es elemental. No se trata de copiar, plagiar o bajar contenidos de la web, sino de generar contenido inédito de alto valor.

Aprende a producir contenido de valor e interés para tu público objetivo, y lograrás mantener y dirigir efectivamente cualquier campaña, desde digitales hasta de relaciones públicas.

6.- Creer que no es necesario dar resultados de Ventas

Existen estrategias de venta tan diferentes y claras a las acciones de mercadotecnia, pero lamentablemente éstas se ignoran, lo que puede complicar el compromiso de resultados por parte del mercadólogo para una campaña.

Generalmente, los ejemplos de campañas de mercadotecnia son aquellas de marcas de prestigio con grandes presupuestos. Sin embargo, no todos los mercadologos tendrán la oportunidad de trabajar para una marca de prestigio, así que deberán crecer con las marcas en las que se integren y éstas crecerán con ventas y branding.

7.- Pensar que en el trabajo de Mercadotecnia no habrá trabajo de campo

Lo confieso: al principio no lo disfruté, pero sólo al principio; ahora recuerdo con mucha alegría los estudios de mercado, así como los de origen y destino para las tiendas OXXO, en los que teníamos que caminar bajo el sol en horarios pico. Fueron en total 220 estudios y aunque ahora a veces sólo reviso los datos capturados por nuestra agencia para nuestro cliente, escucho a los mercadólogos más jóvenes decir que pensaron que esta profesión sería “jugar golf con clientes”.

No importa en qué etapa te encuentres en tu vida profesional. Ser ordenado y aplicar la disciplina es esencial. Es importante tu imagen, tu conocimiento, tu verbo, pero sin disciplina esto no sirve por mucho tiempo. Te comparto el pensamiento de Carl Zuckmayer, quien dijo: “La disciplina tarde o temprano supera el conocimiento”.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here