microinfluencers

Por Javier Vázquez y Elisa Trejo
Director general y Aliada de marca en Tok Relaciones Públicas
Twitter: @tokrp

Hoy en día, todo gira alrededor del mundo digital, pues gran parte del día la pasamos ahí. Ya sea por trabajo, escuela o por gusto, de acuerdo con el Informe Digital 2019 elaborado por Hootsuite, los mexicanos pasamos en promedio 8 horas con 1 minuto en internet y esto, por supuesto, abre gran brecha en el mercado para las diferentes marcas, aunque también ha provocado una gran ola de información publicitaria que inevitablemente invade a los usuarios de internet y, por consiguiente, de las redes sociales.

A la par de esto, algunos usuarios han aprovechado las plataformas para llegar a otras personas del mismo nicho que ellos y sin querer, generando una nueva forma de líderes: los influencers.

Estos personajes se caracterizan por tener gran cantidad de seguidores pero se especializan en alguna área de la vida cotidiana como belleza, salud, educación, entretenimiento, etcétera. Han sido ellos quienes le han dado un giro al marketing de influencia, pero con el paso del tiempo se han convertido en aliados de grandes empresas e inalcanzables para muchas otras marcas.

Así es como los marketers, en su tarea por lograr objetivos optimizando presupuestos, han descubierto a los microinfluencers, personas con gran impacto en sus nichos pero con audiencias más pequeñas y bien segmentadas. Están fuertemente conectados con su audiencia, están presentes en casi todos los sectores y su cercanía con los seguidores es cálida.

De manera general, tienen en promedio cerca de 10,000 seguidores, aunque hay algunos con audiencias menores. Dependerá mucho la calidad del microinfluencer. Además, se perciben más auténticos que los macroinfluencers, sus publicaciones son más orgánicas, sin tanta planeación, lo que hace que sus estrategias o alianzas comerciales sean mucho más
confiables para quienes los siguen.

Digamos que mientras los influencers envían mensajes al público en general, los microinfluencers van a un segmento objetivo específico.

¿Qué ventajas tiene integrar una estrategia con microinfluencers?

Tienen personalidad propia. Son auténticos, pues tienen vidas muy similares a las de sus seguidores, lo que les da un gran punto de confianza y credibilidad.

Son más fáciles de encontrar y trabajar con ellos. Es más sencillo negociar con ellos para promover tu marca a través de un patrocinio.

Tienen un público muy bien segmentado. Será más sencillo llegar a un público meta con ellos.

Puedes experimentar. Al representar una inversión baja, es posible hacer diversas pruebas con ellos para obtener mejores resultados.

Sin embargo, te recomendamos que antes de decirle “sí” a un microinfluencer, te asegures de que realmente lo es, pues debido al gran impacto que tienen, también han surgido una serie de cuentas falsas. Así que toma en cuenta las siguientes preguntas:

● ¿Publica regularmente en sus redes sociales?
● ¿Sus seguidores interactúan con sus fotos?
● ¿El perfil del microinfluencer empata con la línea de tu marca?
● ¿Qué vas a negociar con él?
● ¿El microinfluencer no representa a alguna otra marca que entre en conflicto contigo?
● ¿Su audiencia se ajusta a tu público objetivo?

Una vez que hayas elegido al o los microinfluencers y éstos hayan aceptado colaborar  contigo, recuerda que es muy importante generar engagement con los contenidos, planear bien los objetivos y acciones, horarios, y ¡no olvides los hashtags! Con ellos podrán posicionar aún más las publicaciones.

¡Mucho éxito en tu estrategia! Nos encantaría ver cómo lo logras. Envíanos tus comentarios o búscanos en redes sociales como @tokrp.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here