Por Israel Castellanos
Administrador de proyectos en Red Ring

México es un país con un gran rezago educativo: el 34 por ciento de la población no cuenta con primaria o secundaria terminada. Partiendo de este punto, exigir una licenciatura e incluso discernir en estudiar una maestría se vuelve demasiado complejo.

De acuerdo con datos del INEGI, sólo el 20 por ciento de los mexicanos cursa un posgrado; la mayoría lo realiza con la finalidad de potencializar su carrera profesional o conseguir mayores ingresos, aunque ¿realmente son éstas las razones para estudiar una maestría? Aunado a esto, surge el cuestionamiento de ¿en qué momento se debe estudiar un maestría?

Una maestría es una especialización en áreas específicas que profundiza tanto teórica como prácticamente en el campo del saber, para lo cual se debe contar con un conocimiento profundo. La riqueza de una maestría radica en el intercambio de conocimiento de los participantes, la experiencia y la orientación de los profesores en el proceso de enseñanza y aprendizaje; es poder generar un reciprocidad en valores, habilidades, conocimiento y experiencias.

Estudiar una maestría va más allá de conseguir un mejor puesto o un mayor ingreso. Una maestría, al igual que cualquier otro estudio, debe estar enfocada en aprender, en sumergirse en el campo del conocimiento para poder transmitirlo. Como diría Albert Einstein, “aquellos que tienen el privilegio de saber tienen la obligación de actuar”.

Finalmente y respondiendo a la segunda interrogante, el momento indicado para estudiar una maestría es cuando tengas la capacidad de afrontar las ideas de los demás, defender tu postura, contar con la humildad de reconocer errores y la experiencia de afrontar retos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here