Por Marcos Franco
Gerente de comercio electrónico y usabilidad en Smartup México.

“Me llamo Sofía y tengo una tienda online, pero no logro hacer despegar las ventas”. Todos hemos escuchado esto alguna vez.

Cuando comenzamos con la aventura del comercio electrónico, lo primero que necesitamos es una plataforma que nos permita tener un sitio navegable. ¿Qué queremos decir con “sitio navegable”? Tener unificación en el formato de la página, que el menú de navegación que redirecciona a las principales secciones del sitio se repita en todas sus páginas y, en general, elementos que permitan al usuario tener una experiencia de navegación óptima.

Otra de las consideraciones a destacar a la hora de incursionar en el e-commerce es que nuestro sitio sea seguro para poder realizar pagos. No olvidemos que México es un país donde la desconfianza de la gente por ingresar una tarjeta de crédito es bastante marcada; por lo tanto, proveer de candados de seguridad y darle certeza a nuestros usuarios será una tarea primaria.

En la actualidad, gracias al internet se puede acceder desde cualquier lugar, pero ¿y si llegamos a más clientes posicionándonos en diferentes mercados? Amazon, Etsy y eBay son ejemplos de marketplace en los que podemos tener cabida.

De acuerdo con datos proporcionados por Facebook, en México hay 41 millones de personas que entran todos los días a esta red social y, según comScore, un usuario pasa en promedio 8.6 horas en ella. ¿No estaría bien aprovechar todo este potencial pudiendo generar más leads a través de la plataforma? Pues ahora ya es posible vender tus productos desde Facebook, Instagram o Twitter, donde incluso hemos sido testigos de cómo un usuario compró un automóvil.

Shopify ofrece la opción de pasar de una forma muy sencilla todo el catálogo de productos a Facebook. De esta manera, la gestión de stock se hace desde una misma base de datos. Cabe destacar que la tienda es completamente responsiva y se ve correctamente desde la computadora y dispositivos móviles (la mayoría del tráfico en México llega por dispositivos móviles). Esto permite que nuestra comunidad pueda ver productos sin salir de Facebook.

Otra de las ventajas que encontramos con la integración de Shopify como herramienta de e-commerce es que se puede compartir información de productos, generar comunidad y vender al mismo tiempo, y si consideramos que su precio no es nada elevado, entonces hablamos de una opción viable.

En definitiva, a mayor número de plataformas de venta (siempre que éstas se encuentren bajo un mismo paraguas, base de datos y sistema de gestión), mayor presencia hacia el usuario. Es como tener sucursales de nuestra tienda por todo el país abiertas las 24 horas.

¡Así que anímate y vende desde tu Facebook!

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here