capital intelectual empresa

Por Claudio Kandel
Director de DiSí Operaciones

Siempre se menciona que el capital humano es lo más importante en una empresa y 2020 lo demostró. El mundo cambió y, como consecuencia, se puso de relieve la trascendencia del capital intelectual para salir adelante y lograr los objetivos corporativos. Ya sea de forma presencial o a distancia, las empresas que tienen a los mejores colaboradores pueden  adaptarse más fácilmente a las condiciones del mercado y del entorno.

Bajo esta premisa, es necesario que las empresas evolucionen para marcar la diferencia creando entornos de trabajo productivos, incluyentes y gratificantes a largo plazo. Esto les ayudará a tener el personal más capacitado y con más habilidades para acercarlas a lograr su objetivo de generar valor.

El capital intelectual de una empresa se alimenta con la capacitación constante

Para tal efecto, es necesario que tanto los líderes de las organizaciones como el personal operativo reciban constante formación para tener las herramientas necesarias para trabajar de manera óptima.

La formación de las personas es determinante para su desarrollo tanto individual como profesional. En el ámbito empresarial, estos conocimientos deben ser considerados como un factor de producción que influye en su competitividad. La capacitación técnica y de competencias que tengan los emprendedores determinará su capacidad para diseñar objetivos estratégicos y alcanzarlos.

En la actualidad, las empresas tienen como meta conseguir el máximo beneficio con el fin de sobrevivir, generar valor y crecer en el tiempo.

Generar valor es un proceso que consiste en identificar, crear y mantener diferenciadores, cuyo resultado será obtener ventajas frente a la competencia para que la empresa se mantenga productiva y alcance el éxito.

Los empresarios, en conjunto con su equipo de trabajo, deben identificar y aprovechar las oportunidades del mercado. Cuando una empresa se basa en su capital intelectual, logra lo anterior, mejora su efectividad y obtiene beneficios que se extienden a sus clientes y a sus colaboradores.

La generación de valor ayuda a que las empresas superen las expectativas, generen más elementos diferenciadores y obtengan mayores ventajas en el mercado. Las empresas que invierten en su capital intelectual obtienen mejores resultados, pues las personas que están en la ejecución cuentan con las habilidades necesarias para realizar su trabajo y cumplir con las metas esperadas.

Conformar un equipo no es tarea fácil, por lo que las empresas deben retener al mejor talento una vez que lo encontraron. Sin embargo, contar con los mejores elementos es sólo una parte de la generación de valor; los líderes también deben contar con una estrategia clara y enfocada en objetivos para alcanzar el éxito.

El capital intelectual que conforma la empresa debe percibirse como riqueza, pues a partir de él se genera valor para las marcas. Después de todo lo ocurrido en 2020 y lo que va de 2021, las empresas han empezado a darle una función protagónica al conocimiento, ya que lo consideran un elemento fundamental para la generación de valor, de ventajas competitivas y de ingresos.

Los emprendedores deben tener en cuenta que invertir en el capital humano significa tranformar el conocimiento en productividad para impulsar y aumentar el retorno de inversión (ROI) del negocio. En otras palabras, la inversión que una empresa hace en sus colaboradores se traduce en el logro de más y mejores objetivos.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here