renta de vivienda o local comercial

Por Francisco Javier Riveroll
Abogado y socio director de Riveroll Bienes Raíces, S.C.

Muchas personas podrían no estar de acuerdo conmigo, sobre todo los agentes inmobiliarios dedicados a comercializar oficinas o locales comerciales en México, pero en mi experiencia y punto de vista, existen diferencias importantes entre la comercialización de oficinas o locales comerciales (que están ubicados dentro del rubro conocido como “comercial”) y la comercialización de viviendas, que ha sido mi mayor especialidad (ya sea casas o departamentos, del rango de precio que sea, eso es indistinto):

1. En la comercialización de oficinas o locales comerciales las necesidades de los clientes son muy concretas: se requieren “x” metros cuadrados de superficie para instalar las oficinas o el local comercial, en una ubicación específica buscada por el cliente, mientras que en una vivienda se analizan otros factores más subjetivos: la imaginación de dónde voy a vivir, cómo nos vamos a acomodar mi pareja y/o mis hijos y yo; qué tan lejos va a quedar su escuela o su trabajo de mi vivienda; qué va a pasar con los amigos de mis hijos cuando vengan a visitarlos en nuestra vivienda, si van a caber o no en el cuarto de juegos o en el jardín, entre otros.

2. Es mucho más compleja de entender y de lograr la satisfacción de los intereses y gustos de los compradores de vivienda o de inquilinos que quieran tomar en arrendamiento una vivienda que la de los clientes que buscan oficinas o locales comerciales en venta o renta. Pero, al mismo tiempo, es en mi opinión mucho más gratificante, meritoria y digna de celebración cuando concretas y cierras una operación de compraventa o de arrendamiento de una vivienda porque involucra más sentimientos de euforia o emoción y de satisfacción, comparado con los sentimientos de cuando se logra cerrar una operación de compraventa o renta de una oficina o local comercial.

3. Para comprar, tomar en arrendamiento, vender o rentar con éxito una oficina o local comercial, la relación con el cliente es más fría, lógica, calculadora, directa y objetiva. En cambio, para hacer lo mismo con una vivienda, se involucran caprichos, sentimientos, obsesiones y emociones más intensas de los clientes.

4. Una vivienda siempre tiene más historias, arraigos, pasiones, vivencias, anécdotas, genera gustos y aficiones por espacios determinados dentro del inmueble, y genera sentimientos o deseos de permanencia y posesión mucho más intensos. En cambio, los espacios y ubicaciones de las oficinas y locales comerciales son más fríos en cuanto a su ambiente, precisamente porque están más limitados a horarios de oficina o de apertura del negocio o local comercial.

El sentido de pertenencia de quienes habitan una vivienda es mucho más grande e intenso que en las oficinas y locales comerciales, los cuales generan un cierto desapego, tal vez causado por el hecho de que normalmente no se duerme y despierta en ellos, se trabaja, se estudia pero no se arraiga uno tanto en estos establecimientos.

5. Los precios de las viviendas son mucho más variables y dispares por ser en gran proporción más subjetivos que los de las oficinas o locales comerciales del mismo tamaño, los cuales sólo varían en función del lugar donde se ubican.

6. Antes de la pandemia de COVID-19, no había duda de que un inversionista que compraba una oficina o edificio de oficinas podía tener una mucho mayor utilidad o rendimiento mensual en la renta de dichos inmuebles que si compraba una vivienda. Pero dicha pandemia ha provocado que la gente se quede a trabajar en su hogar (el famoso “home office”) y ahora el resultado es una disminución considerable en los precios de las oficinas al haber mucha gente que ha encontrado en su propia vivienda el lugar idóneo para desempeñar su trabajo.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here