mejorar la productividad con alimentación

Por Paulina Suárez
Fundadora de Fuerza Fit y especialista en nutrición y entrenamiento para la recomposición corporal
Instagram: @fuerzafitmx

En la era actual las personas no sólo se están preocupando más por rendir eficientemente en el trabajo, sino también por mejorar sus hábitos de estilo de vida que les permitan sentirse bien de manera integral.

Esto se debe a que la principal causa de las sensaciones del día como cansancio, sueño, estrés, dolores de cabeza y falta de concentración están directamente relacionados con los patrones de alimentación y actividad física. Por eso, es importante mantener una dieta correcta y una rutina de entrenamiento para mejorar nuestra productividad.

Azúcares simples, grasas y sal bajan la productividad laboral

Es evidente que ante unos hábitos de alimentación desorganizados y descuidados, nuestros antojos girarán alrededor de alimentos altos en grasas y azúcares. Esto se debe a que las hormonas que regulan el hambre y la saciedad tienen un desajuste derivado de una alimentación desequilibrada.

Los alimentos ricos en carbohidratos y azúcares simples, como las barras de chocolate, refrescos, los pasteles o el pan dulce, ofrecen formas de energía que llegan al torrente sanguíneo de inmediato y nos hacen sentir recargados. Esto hace que el cuerpo reaccione y produzca insulina en grandes cantidades para regular el azúcar en la sangre.

A medida que esto falla y los niveles de glucosa vuelven a caer, nuestro cuerpo se ve obligado a generar adrenalina, lo que puede provocar nerviosismo, irritabilidad y depresión, disminuyendo nuestra capacidad laboral, convirtiéndose así en un círculo vicioso que nos obligará a recurrir nuevamente a esos alimentos.

Un recurso muy común para mantenernos enfocados es tomar grandes cantidades de café. Sin embargo, los efectos deshidratantes del exceso de cafeína, los alimentos ricos en sal y los alimentos grasos están estrechamente relacionados con la reducción del rendimiento mental y con los dolores de cabeza.

En resumen, consumir demasiados alimentos procesados provoca el riesgo de desarrollar una serie de problemas de salud graves y sensaciones de poca energía. Por eso es muy importante mejorar nuestra alimentación para obtener un rendimiento óptimo en el trabajo.

Tips para mejorar la productividad en el trabajo

1. Procura desayunar bien y darte tiempo para hacerlo. Presta atención a lo que comes y prioriza una buena fuente de proteína magra como huevo, tofu, aves o quesos frescos y suficientes verduras. No comas sobre tu escritorio ni te distraigas.

2. Prepara tu desayuno o busca opciones saludables cerca de tu oficina. Una buena práctica es dejar el consumo de carbohidratos al final, como el pan o la tortilla, y no comenzar con ellos. Busca opciones de comida saludable con una buena cantidad de proteína y vegetales.

3. En lugar de snacks procesados elige colaciones naturales y ricas en proteína. Puede ser yogurt, rollos de pechuga de pavo, queso cottage o kéfir y complementar con una fruta o dos cucharadas de semillas o alguna grasa vegetal.

4. Mantente activo para un mejor rendimiento. Sería ideal hacer un poco de ejercicio antes de llegar a la oficina y aprovecha cada oportunidad para ponerte de pie o acumular pasos a tu día, lo recomendable es dar entre 8 y 10 mil pasos diarios.

5. Prueba los suplementos correctos. Una vez que ya has cumplido con los puntos anteriores, puedes añadir algunas ayudas para dar un boost a tu concentración, reducir el estrés y tener energía. Algunos suplementos con grandes beneficios que puedes usar bajo prescripción médica son la cafeína, el ginseng, las vitaminas del complejo B y la L-teanina.

Al principio puede ser difícil cambiar tus hábitos alimenticios, pero recuerda que después del período de adaptación, de una o dos semanas, tu cuerpo comenzará a mejorar y tu rendimiento en el trabajo se verá optimizado. Tendrás menos antojos y te verás más inclinado por alimentos como verduras y otros altos en fibra.

Recuerda mantenerte hidratado durante el día, ya que te ayudará a evitar antojos dulces. Bebe suficiente agua pura, infusiones o té sin azúcar y no abuses del café, intenta limitarlo a dos tazas al día.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here