coach Ana Lucía García

Por Ana Lucía García
Coach y estratega de negocios

Las generaciones cambian y las empresas se adaptan a ese cambio, ya que hoy en día las personas tienen otras prioridades e intereses dentro de una organización, lo que ha llevado a las empresas y a los colaboradores a observar otro tipo de beneficio que no necesariamente sea una retribución económica.

Estamos viviendo una época de mayor responsabilidad social, la cual obliga a que observemos a detalle lo poco relevante que era esto para generaciones pasadas y que hoy en día los millennials y generación Z prestan atención al comprometerse en un espacio de trabajo.

Cuando un trabajador elige la empresa para la que va a trabajar, toma en cuenta una serie de factores que van en conexión con su emocionalidad y espera algo más que dinero.

La definición que dieron al salario emocional en una conferencia de compensación y beneficio a la que asistí es: “Todas aquellas razones no monetarias por las que las personas trabajan contentas, elemento clave para que éstas se sientan a gusto, comprometidas y bien alineadas en sus respectivos trabajos”. Por lo que el salario emocional le dará a la empresa y al empleado un valor agregado y ventajas como: fidelidad, disposición continua, compromiso y entrega.

Al saber que cada cabeza es un mundo y todos los trabajadores son totalmente diferentes, tampoco son iguales los intereses, ni etapas de vida, ni el género y estado civil, por lo que a un joven probablemente le interese mucho más trabajar desde casa en horario flexible y otro trabajador prefiera estar en un espacio confortable.

Estas son algunas ideas para hacer uso del salario emocional, que los trabajadores valorarán:

– Felicitar y reconocer
– Horarios con flexibilidad
– Trabajo a distancia
– Espacios confortables
– Días libres
– Libertad interna y claridad de roles
– Vacaciones adicionales como incentivos
– Capacitación y desarrollo de carrera
– Espacios para el diálogo
– Vestimenta flexible
– Comedor y/o ayuda alimentaria
– Guardería para hijos
– Espacios de distensión dentro de la empresa
– Actividades solidarias, voluntariado

Las condiciones ambientales, el compañerismo, las relaciones laborales y el trato que se tiene a los colaboradores y sus familias son requisitos fundamentales que hoy las nuevas genraciones evalúan para trabajar en una empresa.

Para algunos jefes o dueños de negocios esto puede ser absurdo o diferente, ya que en sus generaciones existían beneficios mucho más valiosos como la adquisición de un auto a bajo costo o una caja de ahorro. Las nuevas generaciones valoran profundamente su tiempo, el trato que los altos mandos tienen con ellos y el saber que la empresa se va a preocupar por su entorno. Si pones detalle a estas actividades, podrás tener empleados felices y comprometidos con el trabajo.

Te invito a que en tu 2020 hagas un plan de transición para hacer de tu empresa un espacio rico de trabajo. Podrás trabajar tu cultura organizacional viendo pros y contras de dónde puedes iniciar este cambio para que los trabajadores sepan que estás comenzando a hacer una adaptación en políticas, normas o beneficios para integrar estos nuevos beneficios.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here