hábitos saludables niños

Ciudad de México.- A punto de empezar un nuevo ciclo escolar, estos días están llenos de nerviosismo y grandes expectativas, ya que los niños comenzarán un nuevo capítulo en su educación al regresar a clases y a otras actividades que complementarán lo aprendido en la escuela.

Es por ello que Alimetría propone este “curso familiar de alimentación saludable” para que ayudes a tus pequeños a adoptar, desde ahora, buenos hábitos que los acompañen durante toda su vida.

1. ¿Cómo debe ser su alimentación? Enséñales utilizando el Plato del Bien Comer, una útil herramienta que muestra gráficamente los grupos de alimentos que debemos incluir en nuestras comidas. Pídeles que evalúen sus platillos favoritos y pregúntales qué podrían cambiar para hacerlos más saludables. Permíteles planear platillos o comidas, ya sea para ellos o para toda la familia. Pueden empezar por su propio lunch o que propongan un menú diario para los adultos.

2. Frutas y verduras primero. Ayúdate de un calendario de frutas y verduras de temporada para aumentar su conocimiento y gusto por ellas. Enséñales a que formen parte de todos sus platillos y todas sus comidas.

3. Lo principal es el total de la dieta. Es más recomendable que los niños aprendan qué lugar debe tener cada tipo de alimento en una dieta saludable que etiquetarlos como buenos o malos. Procura que tengan siempre a la mano alimentos como frutas, verduras, alimentos ricos en cereales enteros y proteínas, mientras que aquellos con grandes cantidades de azúcares o grasas deberán estar menos disponibles.

4. Escuchar al cuerpo. Pon especial interés a que aprendan a reconocer cuando tienen hambre y cuando están satisfechos, así como cuando tienen sed, antojo o sólo quieren comer por aburrimiento, ansiedad o cualquier emoción. Para tal efecto, es de gran utilidad hacer un diario de sensaciones en el que registren cuándo y por qué comen. Una vez que ellos hayan aprendido a escuchar a su cuerpo, confía en ellos.

5. ¿Cuánto es suficiente? Indícales cuáles son las porciones adecuadas para cada uno de ellos. El tamaño de su mano se puede convertir en su mejor aliado para conocer la porción de alimento que deben consumir. Una vez que ellos hayan comprendido qué porción es adecuada para ellos, deja que ellos mismos se sirvan la comida para que practiquen y se vuelvan expertos en su alimentación.

6. Las bebidas son muy importantes. Enséñales que el papel principal de éstas es hidratarnos y, por lo tanto, es recomendable que en su mayoría no nos aporten calorías. Ayúdalos a que tengan siempre a la mano agua simple. Si no les gusta o les aburre el sabor, puedes sorprenderlos con jugos o bebidas endulzadas con sustitutos de azúcar.

7. Creatividad y curiosidad a la hora de comer. Recuerda que mientras más variada es nuestra alimentación más posibilidades tiene de ser saludable. Permíteles experimentar nuevos sabores, nuevas preparaciones y nuevos horarios de comida de acuerdo con sus actividades. Planea un día a la semana o al mes de “comidas del mundo”, haciendo que indaguen sobre diferentes culturas culinarias y luego cocina con ellos un platillo típico de otro país o de algún estado de la República Mexicana.

Por último, recuerda siempre hablar de manera positiva y ser un ejemplo para ellos. Guíalos y ayúdales a adoptar hábitos saludables que les permitan desarrollarse al máximo por el resto de su vida.

¡Feliz regreso a clases!

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here