marketing película Joker

Por Fer García “El Comicólogo”
Profesor universitario y emprendedor
Twitter: @elcomicologo03

Las películas de superhéroes han llegado para crear un nuevo subgénero de las películas de
acción. En la mayoría de éstas, se trata el problema o la amenaza física para que los
superhéroes demuestren sus superpoderes en pantalla. Aprovechan muy bien el presupuesto
de efectos especiales para que éstos atraigan a las audiencias a fin de que gasten tanto en las entradas como en toda la mercancía que puedan vender.

En este rubro de la mercancía, la empresa Disney ha venido a dar lección desde hace años con la compra de Marvel y, como lo ha demostrado con todas las películas de superhéroes que ha producido, tenemos un gran número de productos que van desde platos, toallas y tapetes hasta los clásicos juguetes con la imagen de los personajes más conocidos de Marvel.

Tradicionalmente, hasta ahora, se esperaba que este tipo de películas aspirara a premios como el de efectos especiales o de banda sonora. No había alguien que confundiera estas producciones con películas de arte o de carácter que pudieran aspirar a premios de actuación serios, por decirlo de alguna manera. Al final, solamente son películas de acción basadas en personajes de cómics.

Joker (2019), dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix, ha venido a romper con esto. Con un muy buen recibimiento en el Festival de cine de Venecia, el festival de cine más viejo en la actualidad, y un reservado recibimiento en el Festival de Cine de Toronto, los críticos esperan una muy buena cinta.

En los últimos diez años, en todas las producciones de superhéroes no ha habido ninguna
película que tuviese este tipo de aceptación o publicidad. Al estudiar qué fue lo que hizo
diferente Phillips y en general Warner Bros., encontré algunos puntos coincidentes con la
teoría y consejos de Seth Godin.

Seth Godin se ha convertido en ese gurú que busca cambiar productos buenos en
excepcionales. Personalmente, me agrada su manera fresca y poco ortodoxa de abordar los
temas de mercadotecnia. Usando algunos puntos de su famoso libro La Vaca Morada (2003), haré algunos puntos de comparación que considero que sí aplican a esta película:

1. Se concentró en lo que el cliente desea

Antes de explicar este punto, este Joker NO es para los fans de los cómics. Como si tomara al pie de la letra el libro de Godin, este filme se concentró en los consumidores de alto consumo y en los líderes de opinión en el ámbito del cine. Parece que hizo una lista con lo que este grupo en la audiencia desea, pues por años se ha buscado una validación por parte de la comunidad cultural.

Se han hecho cambios en tomar cada vez más a los cómics como una expresión cultural
y artística, pero estos cambios apenas se ven en el mercado en general. Una representación del personaje némesis de Batman que no toma ese peso de los cómics de acción y se concentra en un drama más psicológico es un buen camino para lograr una aceptación más de drama.

2. Puso atención a la tendencia, no a la moda

En lugar de buscar la siguiente gran historia de un superhéroe que busca salvar a la población del planeta (entre más mundial sea esta amenaza, mejor) y caer en las convenciones y clichés de estas producciones, Phillips y Warner decidieron hacer una producción de origen del villano: el camino que tomó un personaje para convertirse en el monstruo que termina siendo.

Esto, aunque lo parece, NO es un acto arriesgado, pues el director y quizás el escritor son conscientes de esta tendencia que se tiene no sólo en el cine de poner el rol del villano como personaje principal.

En el mundo del cómic (el cual históricamente siempre ha funcionado como ese ámbito donde las grandes empresas de entretenimiento prueban los conceptos antes de hacer
producciones mayores) se tienen muchos ejemplos de supervillanos que no solamente tienen su propia serie, sino que son cambiados a una especie de antihéroe, sin duda, un reflejo de nuestros tiempos. Ejemplo de éstos son: Deathstroke y Harley Queen por parte
de DC y Deadpool y Venom por parte de Marvel.

En el mundo del cine tenemos producciones como “American Psycho(2000) o “El Lobo de Wall Street (2013) donde los protagonistas no son los clásicos héroes con virtudes.

3. Genera controversia

Después del estreno de “El Club de la Pelea”(1999), varios clubs clandestinos de pelea se crearon en Estados Unidos y esos son los que se lograron conocer. Cada vez que se estrena una película donde la temática es el robo de un banco, este tipo de delitos aumentan, al menos estadísticamente.

¿Es una causalidad o una casualidad? Realmente no lo sabremos si esto es a causa del
inconsciente colectivo que compartimos. Lo que es claro es que el nivel de violencia y de
complejidad en el personaje puede generar una reacción en las personas más influenciables, por decir lo menos.

Phillips presenta a un personaje controlado que se ve fortalecido por una película con
una estructura muy definida. Atrás deja la interpretación “alocada” y supuestamente
anárquica de Jared Leto y presenta un personaje sumido en la desesperación y en la infelicidad. Que este personaje encuentre la violencia como una solución a este sufrimiento es un movimiento arriesgado. La glorificación de la violencia y más como resultado de un proceso de sufrimiento no es un tema fácil. Está en perfecta congruencia con el personaje, pero definitivamente generará una posible justificación en aquellas mentes fácilmente influenciables.

Una obra que no es de fácil consumo a pesar de su origen mediático donde vemos que
realmente el villano no es el otro, como diría Sartre, el villano somos nosotros.

Sigue a The markethink y entérate de los temas más actuales y sobresalientes de la industria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here